Internacionales

“Chapo” Guzmán formó el mayor cártel de México

* Gobierno mexicano cree que el narcotraficante, quien se fugó de la cárcel hace seis años, lidera la red de narcotráfico más poderosa del país

MÉXICO /AFP
Joaquín “El Chapo” Guzmán, fugado en 2001 de un penal de alta seguridad de México, lidera una nueva red de narcotráfico producto de una “alianza logística” que la ubica como la “más poderosa del país”, según el gobierno mexicano.
A ese poderío llegó aprovechando las disputas internas en otros cárteles, las capturas de capos del resto de las organizaciones de narcotraficantes mexicanas y una asociación con otros cabecillas, según concluyó el gobierno.
“La que tenemos identificada es, quizá, la organización o estructura criminal más poderosa del país: la del Cártel del Milenio. En términos del conglomerado, se identifica en su liderazgo a Joaquín Guzmán Loera”, dijo a la prensa Patricio Patiño, subsecretario de Estrategia e inteligencia Policial de la secretaría de Seguridad Pública federal.
La nueva alianza o fusión se produjo entre los cárteles de Sinaloa (de “El Chapo”), de Juárez (hermanos Carrillo Fuentes), y el denominado Milenio (de los Valencia), según el funcionario.
“Para la secretaría de Seguridad Pública federal, en el país hay tres cárteles que están agrupados en el del Golfo (de México, noreste), Milenio y Tijuana (noroeste)”, insistió Patiño.

El Cártel del Milenio
El Cártel del Milenio, considerado en 2000 como responsable de introducir a Estados Unidos la tercera parte de la cocaína consumida en ese país, y declarado desarticulado por las Fuerzas Armadas en 2003, opera en Sinaloa, Sonora, Michoacán (noroeste), Nuevo León (norte), Jalisco (oeste) y Tamaulipas (noreste), según el funcionario.
La nueva fortaleza de “El Chapo” radica no sólo en que se alió con los líderes del resto de las organizaciones del país, sino que, además, el cártel de Tijuana ha sufrido descalabros en su cúpula.
Javier Arellano Félix, alias “El Triguillo”, considerado el líder del cártel de Tijuana, fue extraditado a Estados Unidos en agosto de 2006, al ser detenido por la Guardia Costera de ese país mientras pescaba en aguas internacionales, cercanas a La Paz, en Baja California (México).
En tanto, el Cártel del Golfo, cuyo líder, Osiel Cárdenas también fue extraditado en enero a Estados Unidos, enfrenta violentas confrontaciones entre sus propios miembros, como es el caso de “Los Zetas”, ex militares de elite, convertidos en los sicarios de esa organización.
El ahora considerado capo más poderoso del país fue capturado el 9 de junio de 1993, en Guatemala, y trasladado al penal de alta seguridad de La Palma, en Almoloya, Estado de México.
En 1995 fue reubicado en el Centro Federal de Puente Grande, situado en el municipio de El Salto, Jalisco, donde protagonizó una fuga espectacular el 19 de enero de 2001, metido en un carro de lavandería.
Estados Unidos lo busca desde 1993, tras responsabilizarlo del ingreso a ese país más de seis toneladas de cocaína ocultas en latas de chiles, a través de la ciudad fronteriza de Tecate, Baja California.
También se le acusa de haber construido túneles que conectaban a la frontera norte de México con Douglas, Arizona, por donde introdujo grandes cantidades de enervantes.
En 2004, la DEA (agencia antinarcóticos de EU) elevó de tres a cinco millones de dólares la recompensa por la captura del capo considerado como un delincuente “muy inteligente”, que se apoderó, además, tras la detención de algunos de sus enemigos, de los vínculos con el narcotráfico colombiano, según el subprocurador de la Fiscalía federal, José Luis Santiago Vasconcelos.