Internacionales

“Medios transforman a terroristas en militantes anticastristas”


El profesor Salim Lamrani labora como investigador en la Universidad París VII y es un reconocido especialista en las relaciones entre Cuba y Estados Unidos. Publica artículos en la prensa internacional e imparte conferencias acerca de estos y otros temas, entre ellos sobre Venezuela, en numerosas instituciones de diversos países. Actualmente está realizando un análisis sobre la política exterior de Estados Unidos hacia Cuba desde el año 1952 al 1963, el período que corre del Golpe de Estado de Fulgencio Batista hasta el asesinato del presidente norteamericano John F. Kennedy. Lamrani participó con dos ponencias en el IX Encuentro Internacional de Economistas sobre Problemas del Desarrollo recientemente realizado en La Habana.
¿Qué relación tiene la actual política del gobierno de los Estados Unidos hacia Cuba con la llamada Guerra contra el Terrorismo?
“El gobierno norteamericano tiene una doctrina del buen y del mal terrorista; un doble rasero hacia la cuestión del terrorismo. Para ellos hay cierto tipo de terrorismo que se puede justificar. Particularmente el terrorismo contra Cuba. A su vez, la prensa internacional acepta esta doctrina del buen y del mal terrorista censurando, de manera vergonzosa y descarada, toda la historia del terrorismo contra Cuba. ¿En nombre de qué amnesia ideológica no se habla del atentado contra el avión de Cubana de Aviación en octubre de 1976, en el que murieron 73 personas? La prensa no aborda este tema, lo censura. ¿Por qué la prensa internacional tampoco aborda el caso de los cinco cubanos encarcelados en los Estados Unidos? Estos cubanos que, al riesgo de sus vidas, se infiltraron en los grupúsculos terroristas que actúan en territorio norteamericano justamente para impedir la realización de actividades terroristas contra Cuba.”
“Hay otro caso muy revelador; es el de Posada Carriles. Luis Posada Carriles es un connotado criminal, un connotado terrorista. Lo afirman los propios documentos de la CIA y del FBI. Es el autor intelectual de la voladura del avión de Cubana de Aviación. Sin embargo, los Estados Unidos no quieren juzgarlo por ser terrorista. Ahora lo están acusando de haber mentido a las autoridades. No lo están procesando a causa del asesinato de los 73 inocentes, sino porque entró ilegalmente a Estados Unidos y ha mentido a las autoridades norteamericanas. Esta es una forma de protegerlo, pues no lo acusan de lo que es: un terrorista.”

Usted mencionó el papel de la prensa internacional alrededor de este tema.
“La prensa internacional acepta esta doble doctrina. Para la prensa internacional Luis Posada Carriles no es un criminal, sino que es un militante anticastrista. Luis Posada Carriles es, para esa prensa, un ex-terrorista. Ésta es una forma de absolverlo mediáticamente. Los medios internacionales son cómplices activos en el terrorismo contra Cuba. Por que no sólo censuran esta historia, sino porque transforman a connotados terroristas en simples militantes anticastristas. Para persuadirnos de la culpabilidad de Posada Carriles sólo hace falta leer su autobiografía, en que se vanagloria de su amplia trayectoria de terrorista. Sólo hace falta leer la entrevista que dio a The New York Times, en que afirma que es autor intelectual de la ola de atentados contra la industria turística cubana en 1997. Hay todas las pruebas sobre la culpabilidad de Posada Carriles. La prensa internacional no puede estar desinformada de esta realidad y, al no divulgarla, es cómplice activa en el terrorismo contra Cuba.
¿Cuál es la posición de la Unión Europea ante esta política del gobierno de Estados Unidos?
“Desgraciadamente, la Unión Europea participa en la política de injerencia del gobierno de los Estados Unidos en los asuntos internos cubanos. Participan de manera activa en esta injerencia, no respeta las nociones de soberanía y de independencia y se someten a la política agresiva del gobierno de los Estados Unidos. La Unión Europea es una potencia económica innegable; pero es un enano diplomático. La Unión Europea desempeña un vergonzoso papel de lacayo. Por eso tiene muy poco poder. Por eso Washington no respeta la soberanía de Europa. Lo vimos a principios de enero en Noruega, cuando se expulsó a una delegación cubana de un hotel que pertenecía a la cadena Hilton aplicando una ley extraterritorialmente. Se violó la soberanía de Noruega. Washington se mofó de la dignidad del pueblo noruego y la Unión Europea no ha dicho ni una palabra.”
“La Unión Europea utiliza la problemática de los derechos humanos para justificar su posición agresiva contra Cuba. Dice que está dispuesta a discutir sobre este tema a partir de una base no discriminatoria y recíproca. La base no discriminatoria es, de hecho, imposible porque la Unión Europea sólo impone sanciones políticas y diplomáticas a Cuba. No impone esta política a ningún país del mundo.
¿Cuál debería ser la posición de la Unión Europea con Cuba?
“La Unión Europea debería adoptar una posición independiente, constructiva y racional, y respetar los valores de soberanía e independencia. Los cubanos no le dicen a la Unión Europea qué sistema político, económico y social deben adoptar. La Unión Europea tampoco tiene derecho a decirle al pueblo de Cuba lo que tiene que hacer en su propio país. El proceso revolucionario cubano es irreversible. No hay marcha atrás. No depende de una persona. Está profundamente arraigado en el seno de la sociedad cubana. Y eso lo tiene que entender la Unión Europea y debería dialogar sobre una base recíproca de respeto mutuo y no imponer nada”.

¿Es Posada Carriles terrorista o no lo es?
Max Lesnik
En cualquier país del mundo Luis Posada Carriles es un terrorista menos en Estados Unidos, donde en Miami se le cataloga de “patriota por la libertad de Cuba”, y en la radio, la televisión y la prensa escritas se le califica benévolamente de “activista o militante anticastrista”, como si dinamitar en el aire un avión civil con 73 inocentes pasajeros abordo no fuera un acto criminal de terrorismo sino una inofensiva acción de protesta pacífica.
De la calificación que se haga de Posada Carriles por el Departamento de Justicia depende si éste goce de libertad en Estados Unidos en un futuro inmediato o que sea juzgado por todos los actos criminales que ha cometido en innumerables ocasiones a lo largo de su vieja carrera de terrorista internacional. Hasta ahora el Departamento de justicia norteamericano se ha negado a señalar a Posada carriles como un terrorista cuando en realidad él es el Osama Bin Laden del continente americano.
Es algo mas que bochornoso que por complacer por razones electoreras a la extrema derecha del exilio cubano de Miami, la administración del Presidente Bush haya hecho caso omiso hasta ahora del deber de cumplir con las obligaciones legales que Estados Unidos ha contraído como país signatario de distintos tratados contra el terrorismo.
De acuerdo con la ley internacional, si Estados Unidos no quiere acceder a la extradición a Venezuela de Posada Carriles, país donde tiene abierto sin concluir el juicio que allí se le sigue por la voladura del avión de Barbados, tiene en cambio la obligación de juzgarlo en los propios tribunales norteamericanos por ese mismo acto criminal, si es que de verdad la actual administración Republicana del Presidente George Bush quiere que el mundo tome en serio su llamada guerra contra el terrorismo.
El dilema está ahí. ¿Es Posada Carriles un terrorista para el gobierno de Bush? ¿O es acaso un “patriota activista anticastrista” como se le califica generosamente por sus cómplices cubanos de Miami?
Ser o no ser, esa es la pregunta. La respuesta dirá si el gobierno del presidente Bush, está seriamente comprometido en la guerra contra el terrorismo internacional. La palabra la tiene la Casa Blanca.

Subir