Internacionales

Secuestradores liberan a empresario japonés

** Pagaron unos 140 mil dólares por el rescate. ** Al menos diez personas fueron detenidas en las primeras horas del despliegue policial. ** La empresa Victoria representa en Paraguay los intereses de la comunidad Moon.

El empresario japonés Hirokazu Ota, secuestrado hace veinte días en Paraguay, fue liberado hoy esta madrugada en la frontera del Paraguay con Brasil, informaron fuentes oficiales niponas citadas por la agencia local Kyodo.
También han sido liberados el policía Rafael Ramos Balmori y su novia Nancy Giménez, los dos ciudadanos paraguayos secuestrados junto a Ota, encargado de los negocios del grupo religioso Moon en Paraguay.
La suma que se pidió por el rescate en un primer momento fue de 25.000 dólares que posteriormente fueron aumentados 750.000 dólares. Fuentes del grupo religioso liderado por el surcoreano Sun Muyng Moon admitieron hoy, ante la insistencia de los periodistas, que pagaron unos 140 mil dólares fueron pagados como rescate.
Fuentes policiales, citadas por medios paraguayos, dijeron que los secuestradores liberaron a los cautivos en Puerto Franco, a unos 10 kilómetros de Ciudad del Este, y que probablemente huyeron hacia el lado brasileño.
Los tres liberados la pasada madrugada llegaron a primera horas de la mañana a Asunción y Ota fue directamente a la embajada de su país en Asunción, en donde permanece aislado.
En tanto, el agente y su novia se alojaron en la residencia de la última en el vecino municipio de San Lorenzo y salieron a la ventaja para saludar a decenas de vecinos que se aglomeraron en la puerta, entre ellos estudiantes del colegio "España" donde imparte clase Giménez.
La liberación se produjo horas después de que los miembros de la Federación de las Familias para la Paz y la Unificación Mundial hicieran el jueves un llamamiento, el segundo en tres días, para que los captores retomaran contacto con el negociador de la comunidad.
En la primera exhortación, la Federación pidió a la Policía y a la Fiscalía que abandonasen la investigación para pagar el rescate y lograr que los cautivos fueran liberados sanos y salvos.
Al menos diez personas detenidas

La policía de Paraguay emprendió hoy una gran operación en el este del país, tras la liberación esta madrugada del encargado de negocios del grupo religioso Moon, el japonés Hirokasu Ota.
Al menos diez personas fueron detenidas en las primeras horas del despliegue, centrado en los municipios cercanos a Ciudad del Este, a 330 kilómetros de Asunción, en la zona de la Triple Frontera con Argentina y Brasil.
Álvaro Ramírez, director de la Policía Nacional, señaló que "desde un principio teníamos información certera" de los lugares donde los secuestradores podrían haber mantenido a los cautivos y que no intervinieron para no arriesgar la vida de los secuestrados.
Tras una reunión con el presidente Nicanor Duarte, el ministro paraguayo del Interior, Rogelio Benítez, señaló que la policía estaba preparada para comenzar una amplia operación en busca de la banda de secuestradores, una vez fueran liberadas las víctimas.
Duarte confirmó el establecimiento de contacto con las autoridades brasileñas, ya que sospechan que parte de los secuestradores huyó al vecino país, cruzando al otro lado de la orilla del río Paraná, que hace frontera entre los dos países, tras recibir el rescate.
Fuentes policiales dijeron hoy que tienen pruebas de que los rehenes fueron cambiados varias veces de lugar de cautiverio e informaron que los agentes allanaron viviendas en barrios populares de Ciudad del Este y de Puerto Presidente Franco. En una de las viviendas allanadas, la Policía halló documentos personales de Ota y la rueda de repuesto de su camioneta.

La actuación de la policía durante los 20 días de secuestro fue duramente criticada por un sector de la prensa local y políticos de oposición, mientras diversos medios denunciaron la presunta implicación de policías en el hecho.
Benítez, cuya renuncia fue solicitada por la oposición este jueves, afirmó que no tienen datos sobre la implicación de policías en el secuestro, aunque aseguró que investigará con todo rigor esa posibilidad.
El día del secuestro

Ota, su asistente Sawako Takayama, el policía Rafael Ramos Balmori y su novia, Nancy Giménez, fueron capturados por los delincuentes el 1 de abril pasado, en la carretera que une la capital con Ciudad del Este.
Ota, es un japonés de 62 años residente en Asunción desde hace una década, es responsable de la empresa Victoria, la entidad jurídica que representa en Paraguay los intereses de la comunidad Moon, que incluye un latifundio de más de medio millón de hectáreas en el norte del país.
Ramos y Balmori fueron secuestrados porque presenciaron de forma accidental el secuestro del japonés. Ese día se desplazaban en un automóvil en dirección contraria a la pareja asiática cuando fueron testigos del secuestro, según los medios paraguayos.
El policía se comunicó con las autoridades vía telefónica para informar de los hechos, pero los delincuentes lo capturaron junto a su acompañante.