Internacionales

Bolivia reduce exportación de gas

La baja en las ventas de gas provocará una pérdida de 980.000 dólares por día y, si el yacimiento deja de producir, la cifra subirá a dos millones de dólares.

El gobierno de Bolivia anunció hoy que recortará sus exportaciones de gas hacia Argentina y Brasil por los destrozos registrados en una estación petrolera en medio de una protesta y alertó a los manifestantes del riesgo de una tragedia en esa planta, donde hay depósitos de combustible.
La reducción en el envío de gas y el vandalismo en una estación de Transredes, participada por Shell y Ashmore, son producto del desborde de las protestas ocurridas esta semana en el sur del país a raíz de una disputa entre las provincias O'Connor y Gran Chaco por el control del campo "Margarita", operado por Repsol YPF.
El vicepresidente de la estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), Sebastián Daroca, dijo hoy que el suministro de gas a Argentina se reducirá en un 76 por ciento, de cinco a 1,2 millones de metros cúbicos diarios, como efecto de la destrucción de la planta.
Además, se suspenderá el bombeo de 1,2 millones de metros cúbicos de gas a la ciudad brasileña de Cuiabá y bajará la distribución que administra Petrobras hacia Sao Paulo de 24,6 a 24 millones de metros cúbicos.
También se cancelarán las exportaciones a Sao Paulo realizadas por la empresa British Gas (BG), a través de su distribuidora Comgas, aunque Daroca no precisó el volumen afectado.
Los municipios pagarán los gastos por los daños

La reducción será una consecuencia de la baja en la producción autorizada para el campo "San Alberto", de 10 a 3,4 millones de metros cúbicos diarios de gas, debido a que no se pueden evacuar los combustibles líquidos almacenados hacia Yacuiba, donde se encuentra la estación de Transredes destruida.
"El día domingo la capacidad de almacenamiento de líquidos estaría completa y el campo tendría que parar", sostuvo Daroca acerca del yacimiento, operado por Petrobras, que es el más grande y rico del país, y cuya producción se exporta a Argentina y Brasil.
La baja en las ventas de gas provocará una pérdida de 980.000 dólares por día y, si el yacimiento deja de producir, la cifra subirá a dos millones de dólares. Según el gobierno, estos daños económicos deben ser asumidos por los municipios que desataron las protestas.
Las autoridades del gobierno de Evo Morales explicarán a sus homólogas de Brasil y Argentina que las disminuciones en los envíos son causadas por las protestas, en busca de llegar a un acuerdo ante posibles sanciones derivadas del incumplimiento de los contratos.
Temore a causa del vandalismo

De su parte, el vicepresidente, Álvaro García Linera, advirtió de un "enorme riesgo" de tragedia por el vandalismo que afecta a la planta de la filial de Shell y Ashmore.
"Hay un enorme riesgo de algún tipo de catástrofe en la localidad de Yacuiba, en las instalaciones de Transredes", dijo García Linera, quien invocó a la población a terminar con los saqueos en el lugar.
La pasada medianoche, algunos pobladores de la zona ingresaron con antorchas a la planta, donde hay combustibles almacenados, para continuar con los robos, subrayó García Linera.
Señaló que se repondrá el control policial y militar en la localidad de Yacuiba, cuyas autoridades locales piden este tipo de medidas debido al descontrol existente.
El vicepresidente encabezó hoy en La Paz una reunión para tratar de solucionar el litigio territorial, pero tuvo que aplazar las negociaciones hasta el lunes porque solo asistieron a la cita los dirigentes de 0'Connor y faltaron los de Gran Chaco y el prefecto (gobernador) de Tarija, el opositor Mario Cossío.
Desde el pasado martes, las protestas dejaron una persona muerta y 24 heridos, entre ellos cuatro uniformados, mientras que varios campos petroleros, entre ellos el "Margarita", están custodiados por el Ejército porque se mantienen las amenazas de ocupación.