Internacionales

Izquierda presenta candidatura de una transexual en España

Candidata a elecciones municipales asegura que de haber recibido el ofrecimiento de otro partido, también lo habría considerado "un honor"

Kim Pérez, una profesora jubilada, es la primera mujer transexual que forma parte de una candidatura electoral en España, al ocupar el número 17 de la lista que presenta la coalición Izquierda Unida al Ayuntamiento de Granada, al sur del país, en los comicios que se celebran en este país en mayo.
Activista en la lucha por la plena integración de todas las personas, escritora, cristiana y de izquierdas, Pérez se presenta como independiente y considera que su candidatura "representa mucho", porque muestra cómo el colectivo de transexuales empieza a insertarse "normalmente en la vida social en todos los aspectos", explicó.
Fue Lola Ruiz, candidata a alcaldesa en las elecciones municipales del 27 de mayo, quien, en nombre de Izquierda Unida, bloque de inspiración comunista, pidió a esta mujer que formase parte de su lista, lo que Kim Pérez consideró "un gran honor", si bien reconoció que le "sorprendió".
"Acepté para corresponder a su amabilidad y al grado de compromiso que siempre ha tenido IU con los colectivos gay, lésbico y transexual", refirió Pérez, presidenta de la Asociación de Identidad de Género de Andalucía.
Señaló que de haber recibido el ofrecimiento de otro partido, también lo habría considerado "un honor", aunque recordó que el problema está en que otras formaciones "no se lo plantean, y eso es otro de los retos que hay que vencer".
Kim Pérez confió en que en el futuro haya más transexuales en las candidaturas electorales de los distintos partidos políticos que concurren a los diferentes comicios.
Sobre los principales problemas a los que se enfrenta ahora ese colectivo, la candidata de IU apuntó la consecución de trabajo por cuenta ajena, "que ahora tiende prácticamente a cero".
Además defiende la necesidad de "racionalizar y regular" la prostitución "sin tendencias prohibicionistas", ya que ello significaría "quitar a muchos transexuales su medio de vida".