Internacionales

Liberan a policías rehenes en Bolivia

* Congreso de Bolivia aprueba 44 contratos petroleros y valida nacionalización

LA PAZ /AFP
Un campo petrolero gerenciado por la estatal petrolera brasileña Petrobras fue tomado pacíficamente por pobladores de Caraparí, en el sur boliviano, sin que por el momento hayan sido cerradas las válvulas de gas natural a Brasil, informaron este jueves medios locales.
La ocupación de la planta San Alberto fue convenida con tropas militares que custodiaban el recinto a fin de evitar enfrentamientos.
Los inconformes amenazaron con cerrar el paso de gas natural a Brasil si las autoridades no atienden su pedido que pasa por la definición de la jurisdicción territorial de cantón Chimeo que alberga un reservorio importante del combustible.
En tanto, el Congreso de Bolivia refrendó este jueves 44 contratos con diez multinacionales petroleras, paso previo para que los documentos sean protocolizados ante notario, dando plena vigencia a la nacionalización de los hidrocarburos del 1 de mayo de 2006.
Un acuerdo político determinó la aprobación unánime de los documentos por parte de la oposición y el oficialismo que limaron diferencias que habían retrasado sensiblemente su puesta en vigencia.
Las normas incorporarán un nuevo artículo a cada una de las 44 leyes que abroga la ley que fue aprobada en la sesión 107, del pasado 28 de noviembre de 2006, con irregular habilitación de senadores suplentes, por lo cual fue impugnada ante el Tribunal Constitucional.
El gobierno del presidente Evo Morales suscribió en octubre pasado contratos de operación con la española Repsol, la brasileña Petrobras, la francesa Total y las británicas British Gas y British Petroleum, entre las más importantes.
El Congreso bicameral (130 diputados y 27 senadores) puso fin además a una pugna política desatada entre gobierno y oposición por los términos de 44 contratos que el gobierno del presidente Morales firmó en sujeción a su política estrella de nacionalización de hidrocarburos en mayo último.
La ley aprobada por el Congreso, que debe ser promulgada luego por el Ejecutivo, permitió corregir errores de forma en los contratos de producción petrolera aprobada inicialmente en noviembre en la Cámara de Diputados, de mayoría oficialista, pero rechazada posteriormente por la de Senadores, controlada por la oposición derechista.
El futuro de la ley modificatoria de los contratos fue definida a última hora por una reunión de jefes de bancada, previa a la sesión del Congreso. La ausencia de protocolización de esos contratos hace perder al país 600 mil dólares diarios, según el oficialismo.