Internacionales

Miles lloran a las víctimas de masacre

* En medio de los lamentos no faltaron las críticas a la reacción de la Policía y las autoridades del campo, a quienes señalan haber actuado con lentitud

BLACKSBURG /AFP
El presidente George W. Bush se unió este martes a miles de personas que lloran la muerte de los estudiantes y personal de la universidad Virginia Tech, en una ceremonia en memoria de las 32 personas muertas en el ataque.
Estudiantes con los ojos llorosos se abrazaban mientras ingresaban al Cassell Coliseum, muchos vistiendo los colores naranja y granate de la institución, en medio de un fuerte dispositivo de seguridad.
El cuerpo de cadetes de Virginia Tech marchó solemnemente dentro del coliseo, mientras que Bush y su esposa Laura llegaron más tarde a la ceremonia. “Estoy aquí para mostrar mi apoyo a las víctimas y para estar unidos”, dijo el estudiante graduado Kerri Symons, de 21 años.

Críticas a dirección de la Universidad
En medio del horror, no faltaron las críticas de estudiantes y familiares a la dirección de Virginia Tech. “Si alguien entró a un campus y asesinó a dos estudiantes en un dormitorio debería informarse inmediatamente a estudiantes y docentes”, dijo Lorraine Watkins, quien viajó a Blacksburg con su marido, Jeff, para ver a su hija Lauren, de 19 años.
Pero el director de seguridad pública del estado de Virginia (este), John Marshall, afirmó a la prensa que las autoridades universitarias “tomaron buenas decisiones basados en las informaciones más confiables de que de disponían entonces”.
Todos los líderes mundiales ofrecieron sus condolencias. El gobierno de Corea del Sur expresó “indescriptible sorpresa y shock” después de que el atacante fuera identificado como surcoreano.
Estudiantes extranjeros en Virginia Tech, donde estudian unas 2,000 personas no estadounidenses, dijeron no temer represalias por lo sucedido. La Casa Blanca ordenó el martes poner el pabellón nacional a media asta hasta la noche del domingo en señal de duelo en todo el país. Las banderas ya aparecían a media asta en Virginia.
Este martes, la Policía identificó a Cho Seung-Hui, un estudiante de 23 años, como el atacante que protagonizó el mortífero tiroteo en la universidad.

¿Quién era Cho Seung-Hui?
Los rumores en torno al autor de la masacre de Virginia son confusos. Lo cierto es que compañeros de la universidad y docentes dieron detalles del estudiante surcoreano. De qué hablaba la nota que dejó en su habitación.
Cho Seung-Hui, de 23 años, estudiaba literatura inglesa en la universidad donde el lunes desató la masacre que dejó 33 muertos, incluido él mismo. “Era un solitario y estamos teniendo dificultades para encontrar información sobre él”, señaló Larry Hincker, portavoz del centro educativo.
En tanto, en el diario Chicago Tribune se dio a conocer que el estudiante ya había protagonizado incidentes violentos. “Cho había mostrado recientemente signos de violencia, un comportamiento aberrante, según las fuentes de la investigaciones, incluyendo prender fuego a un dormitorio y un supuesto acoso a mujeres”, aseguraron desde el medio.
Con respecto a su personalidad, las versiones son variadas. Mientras en el mismo diario una profesora aseguró que el alumno era una persona “agitada”; un vecino, Abdul Shash, lo describió como una “persona muy tranquila, introvertida”.
“Hacíamos bromas en clase sobre su trabajo, porque era muy novelesco, muy surrealista, teníamos que reírnos”, dijo a College Media, Stephanie Derry, compañera de las clases de escritura.
Pero la reacción de Cho Seung-Hui ante estos comentarios lo volvía más introvertido y se llamaba a silencio. De hecho, nunca quería comentar en público sus trabajos, según comentaron sus compañeros.
Luego de la masacre, se encontró una nota en la habitación de Cho en la que hablaba contra “los niños ricos”, “el libertinaje” y “los falsos charlatanes” del campus. El texto es analizado por los investigadores y se convirtió en una pista clave del caso.
Testigos que presenciaron el hecho señalaron que uno de los brazos llevaba la siguiente inscripción en tinta roja: “Ismail Ax”.

El entorno familiar
Con respecto a su familia, no se supo mucho. Lo único que se develó hasta el momento es que el joven llegó en 1992 a Detroit, y luego se trasladó a Centreville, Virginia, un suburbio de Washington, donde su familia administra una lavandería.
Según fuentes de la investigación que declararon ante distintos medios norteamericanos, su hermana estudia en la prestigiosa Universidad de Princeton.

Un debate recurrente
WASHINGTON /AFP
El ataque que dejó 33 muertos en la Universidad Virginia Tech desató reacciones de indignación y relanzó en Estados Unidos un debate sobre el control de armas y la seguridad de los establecimientos escolares.
“Es evidentemente un hecho grave, que perturbará el corazón de la universidad” de Virginia (este), un Estado “con una fuerte cultura de armas”, aseguró a la AFP Gerard Toal, un profesor del centro de estudios al que concurren unos 20,000 alumnos.
Helen Stubbs, del Centro de Educación Superior, un grupo de ayuda a los estudiantes para asuntos de violencia, explicó que los campus estadounidenses tienen problemas para garantizar la seguridad debido a su gran superficie. En cambio, los liceos tienen menos dificultades, y muchas veces cuentan con detectores de metales en sus accesos, agregó.
La tragedia ha relanzado en Estados Unidos el debate sobre la tenencia de armas. “Falta establecer las motivaciones del atacante y cómo pudo armarse. Sin embargo, sabemos qué tan fácil es en este país que un individuo obtenga armas potentes”, dijo Paul Helmke, presidente de la “Campaña Brady para la prevención de la violencia con armas de fuego”, un grupo activista independiente.