Internacionales

Consejo Mundial de Iglesias lamenta masacre

Samule Kobia opinó que "la posición pro-armamento adoptada por la Administración de EEUU ha sido uno de los principales obstáculos para progresar" en la regulación del uso de armas.

El Consejo Mundial de las Iglesias (CMI) expresó hoy su "profundo pesar" por el nuevo episodio de violencia ocurrido en la Universidad Politécnica de Virginia (EEUU) y envió un mensaje de condolencias a las familias de las víctimas.
El secretario general del CMI, Samuel Kobia, mostró también en un comunicado de prensa difundido en Ginebra la preocupación de esta institución por que haya una regulación más efectiva de las armas de fuego.
"Todos somos virginianos en nuestras simpatías (hacia las víctimas), pero muchos en el mundo nos preguntamos también por la vulnerabilidad de los ciudadanos de Virginia ante el mal uso de las armas no reguladas", indicó Kobia.
Un estudiante surcoreano, identificado por la Policía de EEUU como Cho Seung Hui, de 23 años, fue el autor de dos tiroteos en esa universidad técnica de Virginia, que costaron la vida a 32 personas y la suya propia, ya que después de la masacre se suicidó.
Proponen regular uso de armas
El religioso lamentó que "el uso indiscriminado de la fuerza armada" y el "amplio acceso a armamento mortal" hayan sido parte de la tragedia que vive ese estado estadounidense. "Las iglesias de todo el mundo se unen a las de Virginia y a las de todo Estados Unidos para enviar nuestras condolencias a todos los que sufren en estos días difíciles", agregó el secretario general del CMI.
Kobia se refirió también a que "esos asesinatos suceden muy a menudo" y agregó que hay que preguntarse "por qué estos incidentes se repiten sin que se les ponga remedio".
Por ello, pidió que se establezcan "controles globales y firmes sobre el comercio de armas pequeñas", al tiempo que opinó que "la posición proarmamento adoptada por la Administración de EEUU ha sido uno de los principales obstáculos para progresar" en esa materia.
El CMI, con sede en Ginebra, es una comunidad de 347 iglesias procedentes de más de 120 países de todo el mundo y de la mayor parte de las tradiciones cristianas, del que la Iglesia Católica no forma parte, aunque sí mantiene relaciones fluidas.