Internacionales

Gas, etanol y Banco del Sur en tapete de Cumbre Energética

* Pasarán revista a diversos temas de la Comunidad Sudamericana de Naciones

PORLAMAR, Venezuela /AFP

Los presidentes de Sudamérica se reunieron este lunes en vísperas de la I Cumbre Energética regional en la venezolana Isla Margarita, para buscar consensos sobre la fundación del Banco del Sur, la construcción de un gasoducto regional y el desarrollo de biocombustibles.
En un encuentro informal previo, los presidentes afinarán acuerdos hacia la Cumbre y pasarán revista a temas de la Comunidad Sudamericana de Naciones, como la creación del Banco del Sur, lanzado en febrero por Venezuela y Argentina, con el que la región podría financiar la integración y combatir la pobreza.
Dos grandes planes para la integración energética dominarán la Cumbre: la construcción del llamado Gran Gasoducto del Sur que propone Venezuela, y el impulso a los biocombustibles, especialmente el etanol, a partir de la caña de azúcar, complementario a la gasolina, que Brasil quiere llevar al resto de la región.
Ministros de Energía y cancilleres de una decena de países trabajaron en los documentos que serán firmados por los mandatarios.
Brasil, la mayor economía sudamericana, aceptó en vísperas de la cumbre integrar ese Banco del Sur al que había sido reticente y sólo falta la adhesión formal del presidente Luiz Inácio Lula da Silva.
“Estamos abiertos a las observaciones, siempre que se preserve la estrategia del Banco del Sur y lo que lo motiva, que es financiar la integración”, dijo a la AFP el presidente del Banco de Comercio Exterior venezolano y vicecanciller, Rodolfo Sanz.
Venezuela pretende abastecer con sus infraexplotadas reservas de gas a la región, comenzando por Brasil, con su descomunal Gasoducto, que genera preguntas sobre medio ambiente y la viabilidad del negocio, con una longitud estimada en 8,000 km, que finalizaría en 2017, con inversiones calculadas en 23,000 millones de dólares.
El presidente de la estatal brasileña Petrobrás, Sergio Gabrielli, dijo no obstante a la AFP que se trata de “estudios preliminares, sobre el Gasoducto tenemos más de 50 técnicos trabajando en el tema, es muy temprano para saber esas cifras (longitud e inversión), en total son 100 técnicos entre Brasil y Venezuela”.
En esta fase, decenas de técnicos trabajan en el “trazado, establecer el impacto ambiental, definir las condiciones de planificación”, acotó Gabrielli.
“Tenemos la discusión de la matriz, que es muy variable, y por tanto tenemos que discutir los diferentes problemas y soluciones para las diversas fuentes de energía”, sea gas, petróleo o etanol, explicó.
El presidente Chávez dijo, este lunes, que la demanda de gas en los próximos 15 años aumentará en 62% a nivel mundial y 127% a escala latinoamericana.
El presidente Lula, por su parte, ya indicó que pretende llevar a la cumbre su etanol: “Tenemos una inmensidad de territorio, no solamente en Brasil, sino en todos los países de Suramérica” para producir biodiesel y etanol.
Cuba y Venezuela consideran que el etanol puede llevar a una reducción de tierras destinadas a alimentos.
El presidente Lula afirmó el lunes en su programa semanal de radio que se debe “establecer una política de integración que permita que un país ayude a suplir las necesidades del otro en lo que respecta a energía”.
Mientras los mandatarios llegaban, en un gesto de fraternidad Lula y Chávez colocaron este lunes la primera piedra de un conjunto petroquímico binacional que se prevé comience a funcionar en 2009 en el complejo petrolero de José (300 km al este de Caracas), acompañados por sus colegas de Bolivia, Evo Morales, y de Paraguay, Nicanor Duarte.
Lula se declaró “muy feliz” por la asociación con empresarios brasileños. Chávez dijo a su par que “este proyecto ya estaba amarrado hace diez años con la Exxon-Mobil, en las condiciones más leoninas que puedas imaginarte”.
Venezuela espera que “se consolide el Banco del Sur, y que se incorporen el resto de países como Colombia y Chile” para los grandes proyectos energéticos, dijo la AFP David Paravicini, ex presidente de la comisión de Energía del Senado venezolano y asesor gubernamental.
América Latina es una región muy rica en recursos energéticos, que apenas ha utilizado 26% de su potencial hídrico, con reservas de gas probadas para los próximos 31 ó 32 años, petróleo para 35, y con buenas posibilidades de descubrir más, según la Organización Latinoamericana de la Energía (Olade).