Internacionales

Plebiscito en Ecuador oscurecido por temor


Los ecuatorianos votarán este domingo un plebiscito constituyente que determinará la suerte del mandatario Rafael Correa, quien aun con los sondeos a favor tendrá que derrotar el miedo propagado por la oposición frente a su proyecto socialista.
Correa parece ir por el segundo triunfo en las urnas en cinco meses, luego de su elección en noviembre, aunque con un favoritismo en caída por la campaña opositora que utilizó la alianza del mandatario ecuatoriano con el venezolano Hugo Chávez para desprestigiar la Constituyente que redactará una nueva Carta Política.
El presidente ecuatoriano --el octavo en una década de inestabilidad-- vinculó su suerte con la de la consulta, advirtiendo que de ser rechazada tendría que “irse para su casa”, en un intento por volcar su popularidad del 70% sobre las votaciones del domingo, según el analista Hernán Reyes, de la Universidad Simón Bolívar.
En un mensaje a la nación, invitó a los ecuatorianos a aprobar “sin miedo” el plebiscito --apoyado por un 63% según encuestas--, al asegurar que los plenos poderes con los que legislará la Asamblea no afectarán la propiedad privada ni los derechos fundamentales.
Gente “malintencionada ha tratado de confundir, tergiversar, crear temor. Ha pretendido decir que plenos poderes significa que se podrá atentar contra la propiedad privada, contra los derechos fundamentales de las familias, los seres humanos. Nada más absurdo que ello”, afirmó.
Su llamado confirmó parcialmente el éxito de la estrategia opositora, que propagó el miedo asegurando que Correa quiere gobernar como Chávez “eliminando la división de poderes, estatizando la economía y desmontando el sistema (monetario) dolarizado”, uno de los temores más sentidos entre la población.
“No quiero darle a mi hijo un régimen donde se violen las libertades como se hace en Venezuela”, indicó el derechista Alfredo Serrano, uno de los 57 diputados destituidos por la autoridad electoral bajo la acusación de torpedear la consulta.