Internacionales

“CIA le perforó los pies con un taladro”


El diplomático iraní secuestrado en Irak y liberado el pasado 3 de abril, afirmó haber sufrido “torturas terroríficas por parte de los agentes de la CIA” que, según él, le capturaron hace dos meses en Bagdad, entre ellas la perforación de sus pies con un taladro, informó hoy la agencia semioficial iraní Fars.
El delegado de la Cruz Roja Internacional en Irán, Peter J. Shtoker y el embajador de Irak en Teherán, Sheikh Mohammad Majeed, visitaron el martes al diplomático en un hospital de la capital iraní donde está siendo tratado de las heridas que presenta, señalaron varios medios iraníes.
“En los primeros quince días de mi secuestro sufrí terroríficas torturas, especialmente la perforación de mis pies con un taladro por parte de los agentes de la CIA”, dijo Sharafi al representante de Cruz Roja y al embajador iraquí, según un comunicado del Ministerio de Exteriores iraní citado por Fars. El comunicado asegura que ambos representantes internacionales pudieron comprobar las “profundas cicatrices y los órganos torturados” del diplomático.
El departamento de Exteriores iraní afirma en su nota que el informe médico efectuado a Sharafi señala que “parte de sus pies fueron perforados con un taladro”, además, “presenta fracturas en la nariz y el cuello, profundas heridas en la espalda, hemorragia en los órganos digestivos y daños y desgarros en las orejas”.
Estas heridas son fácilmente observables y han sido comprobadas por el representante de la Cruz Roja, asegura la nota de Exteriores, que indica que desde su llegada a Teherán el 3 de abril el diplomático fue hospitalizado para recibir cuidados médicos continuos.
Sharafi, segundo secretario de la Embajada iraní en Bagdad, fue secuestrado en el centro de la capital iraquí el pasado 4 de febrero por varios hombres con uniformes del 36 batallón del Comando del Ejército iraquí, un grupo de elite que trabaja bajo supervisión de las fuerzas estadounidenses. Tras casi dos meses sin noticias de su paradero, su liberación se produjo la víspera de que el presidente iraní, Mahmud Ahmadinejad, anunciase la puesta en libertad de los quince marinos del Reino Unido detenidos por Teherán en el golfo Pérsico “como un regalo al pueblo británico”.
A los pocos días de ser liberado, Sharafi afirmó que había sido secuestrado por “fuerzas estadounidenses y sus colaboradores de un organismo (de seguridad) iraquí”, según los medios iraníes.
“Mientras estaba haciendo compras en una tienda de una de las calles de Bagdad fui secuestrado por agentes que tenían carnés de identidad del Ministerio iraquí de Defensa”, aseguró, y añadió que sus captores le trasladaron “en uno de los conocidos vehículos (norte)americanos, a un cuartel cerca del aeropuerto de Bagdad”.
“Luego fui interrogado por algunos agentes que hablaban árabe y otros que hablaban inglés”, afirmó el diplomático, quien dijo que le preguntaron sobre la influencia de Irán en Irak, especialmente sobre la ayuda iraní al Gobierno de Bagdad, controlado por los chiíes, y sobre las milicias activas en el territorio iraquí.