Internacionales

Estalla coche bomba en sede policial de Colombia

* Explosión sacudió un área de 300 metros a la redonda y destruyó la fachada del edificio policial

Un taxista murió y 34 personas resultaron heridas por la explosión de un coche bomba frente a la sede de la Policía en la ciudad de Cali, en el suroeste de Colombia, informaron autoridades que atribuyeron el hecho a un atentado de la guerrilla de las FARC.
Poco después de la medianoche del domingo al lunes se produjo el estallido de una camioneta roja en la que fueron colocados 70 kilos de explosivos, cuyo componente es investigado por peritos, indicó una fuente policial.
El chofer bajó del vehículo segundos antes de la explosión, aprovechando el cambio a rojo de un semáforo frente al comando policial y huyó en una motocicleta cuyo conductor lo esperaba, explicó el ministro de Defensa, Juan Manuel Santos.
La explosión sacudió un área de 300 metros a la redonda, destruyó la fachada de la sede de la Policía, un edificio de cinco pisos en el sector noroeste de Cali, una ciudad de dos millones de habitantes.
“Tenemos además del comando de la policía, destrucción (parcial) en 30 viviendas de los alrededores y un hotel. Milagrosamente la cifra de muertos no es superior”, dijo a la AFP el sargento Ricardo Ramos, jefe de turno del cuerpo de bomberos de Cali, quien participó de las operaciones de rescate.
El general Hipólito Herrera, director de seguridad ciudadana de la Policía Nacional de Colombia, atribuyó el atentado a la guerrilla marxista de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).
El ministro Santos coincidió en responsabilizar a las FARC, que, señaló, han convertido al departamento del Valle del Cauca, del que Cali es capital, en un objetivo estratégico.
“Ellos han recibido duros golpes y están reaccionando”, señaló Santos, quien viajó a Cali para supervisar la atención de la emergencia y descartó fallas en la seguridad.
Desde fines de 2006 el gobierno del presidente Álvaro Uribe aumentó el pie de fuerza en Cali y en el puerto de Buenaventura, sobre el Océano Pacífico y segunda ciudad del Valle del Cauca, ante una ola de atentados.
En Cali la Policía ha encontrado este año seis escondites en viviendas particulares con más de 90 millones de dólares, que pertenecerían a grupos de narcotraficantes.
El muerto es un taxista, Antonio Palomino, que pasaba por el lugar y quedó atrapado tras la explosión dentro de los hierros retorcidos de su vehículo.
“Lo alcanzaron a sacar con vida con mucha dificultad, pero murió mientras era trasladado al hospital”, comentó el bombero Ramos.
De los 34 heridos, la mayoría policías, sólo ocho quedaron hospitalizados y el resto fue dado de alta tras ser atendidos por lesiones leves, indicó el ministro de Defensa.