Internacionales

Bush defiende reforma migratoria “amplia”

* Enumera principales puntos que a su criterio debería tener la reforma, actualmente a debate en el Congreso

El presidente estadounidense, George W. Bush, pidió este lunes al Congreso que le remita “un proyecto amplio” de reforma migratoria “que pueda firmar este año”, y que debería dejar la puerta abierta para que los inmigrantes ilegales accedan a la ciudadanía tras cumplir ciertos requisitos.
“La gente que entró ilegalmente en nuestro país no debería recibir una amnistía”, dijo Bush hablando en Yuma, una localidad del estado de Arizona, en la frontera sur del país.
“Los inmigrantes ilegales que tienen raíces en nuestro país y que quieren quedarse deberían tener que pagar una significativa penalización (multa) por romper la ley y pagar sus impuestos, y aprender inglés y mostrar que han estado trabajando por varios años”, dijo.
“La gente que reúna una serie de condiciones y pague una penalización de tiempo y dinero debería poder optar por la ciudadanía. Pero la aprobación (de la ciudadanía) no sería automática y deberían esperar detrás de aquellos que jugaron según las reglas y siguieron la ley”, añadió.
Bush enumeró en un discurso los principales puntos que a su criterio debería tener una reforma migratoria, actualmente a debate en el Congreso que el año pasado fracasó en conciliar las posturas del oficialismo republicano y la oposición demócrata sobre el tema.
El primero de estos puntos, “por supuesto, es dar seguridad a la frontera”, dijo Bush.
El mandatario, que aprobó el año pasado la construcción de 1,200 km de muros y vallas en la frontera con México, elogió el trabajo de los guardias fronterizos en Yuma y comentó que visitó un barrio en el cual un vallado está permitiendo reducir el paso de ilegales por la zona.
“Espero que ahora el pueblo estadounidense entienda que la necesidad de un proyecto amplio de reforma migratoria es claro. La inmigración ilegal es un serio problema (...), pone presión sobre las escuelas públicas y los hospitales” porque afecta los presupuestos estatales y locales, añadió Bush.
“Este problema ha ido creciendo por décadas y los pasados esfuerzos por solucionarlo fallaron. Estas fallas ayudaron a crear la percepción de que Estados Unidos no es serio sobre hacer cumplir nuestras leyes inmigratorias y que podían ser rotas (las normas) sin consecuencias”, sostuvo.
Grupos proinmigrantes --muchos calificaron de “impracticable” la propuesta-- multiplican acciones para presionar por una reforma migratoria, luego de que un proyecto bipartidista fuera introducido hace algunos días en el Congreso y que se conocieran algunas líneas de trabajo de la Casa Blanca sobre la materia.