Internacionales

Irán anuncia producción industrial de uranio

* Washington reaccionó de inmediato y consideró que el anuncio justifica la imposición de sanciones

Irán anunció este lunes haber pasado al enriquecimiento de uranio “a escala industrial”, en un nuevo desafío a la comunidad internacional lanzado el Día de la Energía Nuclear en la República Islámica.
El presidente iraní, Mahmud Ahmadinejad, declaró que Irán “se unió a los países que producen combustible nuclear a escala industrial”, en un discurso en la planta de enriquecimiento de Natanz, en el centro del país.
En Washington, la diplomacia estadounidense reaccionó de inmediato al ‘desafío’ iraní y consideró que el anuncio justifica la decisión del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas de haber impuesto sanciones a Teherán.
Por su parte, uno de los portavoces de la Comisión Europea, Ton Van Lierop, dijo a la AFP que la noticia “no cambia en nada nuestra posición: Irán deberá cooperar plenamente con la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) y seguir la resolución de la ONU”.
Por parte iraní, mientras tanto, Ahmadinejad insistió en su discurso en que no cederá a la presión internacional para que frene su programa nuclear.
“Nuestra nación defenderá sus derechos hasta el final”, dijo Ahmadinejad, antes de añadir: “Nuestro camino hacia el desarrollo es irreversible”.
“La gran nación que fue pionera de las ciencias en los siglos pasados no permitirá que algunas grandes potencias brutales pongan obstáculos a su progreso gracias a su influencia sobre la comunidad internacional”, advirtió.
El secretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional iraní, Alí Larijani, tomó también la palabra para advertir que “si (las grandes potencias) ejercen nuevas presiones, no tendremos otra opción que reconsiderar nuestra pertenencia al Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP), como ha decidido el Parlamento”.
Por su parte, el presidente de la Organización iraní de la Energía Atómica (OEA), Gholam Reza Aghazadeh, también anunció en Natanz “el inicio de la producción en masa de centrifugadoras” para enriquecer uranio.
Pero, extrañamente, ninguno de los dos responsables informó del número de centrifugadoras instaladas en Natanz.
El vicepresidente de la OEA, Mohammad Saidi, se negó a dar precisiones al respecto, según la agencia Fars.
Para alcanzar una capacidad de producción a escala industrial, Irán debe poner en funcionamiento varias decenas de miles de centrifugadoras.
A mediados de febrero, Teherán anunció a la AIEA que los dos primeros grupos de 164 centrifugadoras cada uno estaban listos para funcionar, y que estaba completando la instalación de otros dos, con el objetivo de llegar a 3,000 máquinas en mayo.
Larijani respondió “sí” a la pregunta de si se había comenzado a inyectar hexafluoruro de uranio a las 3,000 centrifugadoras. Pero no precisó si todas eran ya operativas.
La cuestión no es baladí, pues una instalación de 3,000 centrifugadoras permite en teoría obtener en un plazo de seis a doce meses la cantidad de uranio altamente enriquecido necesaria para una bomba nuclear.
Las grandes potencias temen que la República Islámica utilice su programa nuclear con fines militares, aunque Teherán siempre lo ha negado y reitera que sólo tiene fines exclusivamente civiles.
El anuncio iraní constituye un verdadero desafío a la comunidad internacional, ya que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas exigió en tres resoluciones que Irán suspendiera sus actividades de enriquecimiento de uranio. En las últimas (1737 y 1747) impuso sanciones debido a la negativa de Teherán. Este primer Día de la Energía Nuclear es en recuerdo del logro por parte de Teherán de enriquecer uranio a un nivel de un 3.5%, suficiente para producir combustible nuclear, hace justamente un año.
La ceremonia de este lunes, a la que asistieron embajadores extranjeros, se abrió con el himno de la República Islámica, la lectura de unos versos del Corán y la actuación de un cantante, lo que pareció emocionar al presidente Ahmadinejad.