Internacionales

Etanol puede agravar el hambre en el mundo

Mil 200 millones de personas podrían padecer hambre hasta 2025, por el auge del etanol.

El boom de la producción de etanol en Estados Unidos puede tener "consecuencias devastadores para la pobreza y la seguridad alimentaria del mundo", al causar una disparada de los precios del maíz y de otros productos alimenticios, según un estudio publicado en la revista Foreign Affairs.
"Los volúmenes enormes exigidos por la industria del etanol están en tren de causar ondas de choque en el sistema alimentario mundial", advierten Ford Runge y Benjamin Senauer, profesores de economía de la universidad de Minnesota, autores del estudio.
Amenaza a la alimentación
Al hacer subir las cotizaciones del maíz, el uso cada vez más frecuente de etanol como biocarburante puede amenazar la alimentación de 2 mil 700 millones de personas en todo el mundo, que viven con menos de dos dólares por día, destacaron.
"Llenar el tanque de un 4x4 con 94,5 litros de etanol puro requiere unos 204 kilogramos de maíz, lo que representa suficientes calorías para alimentar a una persona durante un año", afirmaron Runge y Senauer.
Si las cotizaciones de crudo se mantienen a un nivel elevado, "el rápido incremento de la producción mundial de biocarburantes hará subir los precios del maíz hasta en un 20 por ciento de aquí a 2010 y un 41 por ciento hasta 2020", vaticinaron. Las cotizaciones de otros productos alimenticios, como trigo y arroz, pueden ser empujadas por esta subida en la medida en que los agricultores abandonen estos cultivos en provecho del maíz.
Según los autores del trabajo, "el número de personas de enfrentan problemas de seguridad alimentaria aumentará un 16 por ciento por cada subida del 1 por ciento de los precios reales de los productos de primera necesidad.
Etanol a partir de celulosa
"Esto significa que mil 200 millones de personas podrían padecer hambre hasta 2025, o sea, unos 600 millones más que los que se había previsto", añadieron. Para enfrentar estas consecuencias, Runge y Senauer sugieren aumentar los esfuerzos de economía de energía en Estados Unidos, recurrir más a fuentes alternativas de energía (solar, eólica) y desarrollar la investigación de producción del etanol a partir de la celulosa, concebido a partir de árboles, plantas o hierba.

Otras noticias relacionadas:

¿La era del etanol?

Combustibles “bio” en la mira de todos