Internacionales

Bush y Lula reunidos en Camp David

* Encuentro dominado por negociaciones de la OMC en el marco de la Ronda de Doha

CAMP DAVID / AFP

El presidente de estadounidense George W. Bush recibió este sábado a su par brasileño Luiz Inácio Lula da Silva en Camp David, en un encuentro dominado por las negociaciones de la Organización Mundial de Comercio (OMC) en el marco de la Ronda de Doha.
“Brasil y Estados Unidos comercian mucho y esto debe empujarlos a trabajar juntos en el marco de la Ronda de Doha”, afirmó Bush en una conferencia de prensa conjunta en la casa de campo presidencial (Maryland, este).
“Es del interés de Estados Unidos que terminemos” estas discusiones, subrayó, añadiendo: “Pienso que Brasil tiene interés para que tengamos un acuerdo que trate a Brasil en forma equitativa, a Estados Unidos en forma equitativa y a otros países equitativamente”.
“Pienso firmemente que el mejor modo de disminuir la pobreza mundial es por medio del comercio”, agregó Bush, indicando que “no es el único modo, sino que es un principio”.
La Ronda de Doha busca la caída de las barreras comerciales en el mundo, pero se ha estancado ante la falta de acuerdo sobre tarifas comerciales y subsidios agrícolas.
“Nosotros estamos listos para reducir los subsidios a la agricultura de manera sustancial, pero por otra parte queremos que nuestros productos, ya sean agrícolas, industriales o servicios, gocen de un acceso al mercado” de nuestros amigos, subrayó.
El presidente brasileño expresó por su parte su “preocupación” por las negociaciones, pero admitió su “gran optimismo” al percibir que las partes “nunca estuvieron tan cerca de un acuerdo”.
Los cuatro grandes actores de las negociaciones de la OMC (Brasil, India, Estados Unidos y la Unión Europea) deben reunirse en Nueva Delhi a mediados de abril para buscar un compromiso agrícola.
Iniciadas en noviembre de 2001, las negociaciones de la Ronda de Doha fueron relanzadas en enero después de seis meses de suspensión. Los 150 países miembros de la OMC esperan lograr un compromiso antes de fines de junio, antes que venza el mandato de negociación por la vía rápida (Trade Promotion Authority, TPA) concedido por el Congreso estadounidense al gobierno de Bush.
Bush y Lula trataron este sábado la ampliación del comercio entre los dos países y la cooperación en la promoción de biocombustibles y alcohol etílico (etanol), un combustible vegetal útil para reemplazar la gasolina. Ambos países son los principales productores de etanol en el mundo.
Pero el acercamiento diplomático de la mano del etanol también puede convertirse en motivo de enfriamiento si Lula no comprende plenamente que el acercamiento a Washington no necesariamente implicará resultados inmediatos en la reducción de los subsidios que Estados Unidos da a sus productores de etanol y que ponen en desigual competencia a ese carburante producido por Brasil.
Lula volvió a solicitar una reducción de las barreras comerciales impuestas al etanol por parte de Estados Unidos: “Es necesario eliminar las barreras impuestas al comercio de etanol” con el fin de establecer un mercado energético creíble.
Pese a las diferencias puntuales, varios analistas en Washington destacaron la importancia de que Lula haya sido recibido en Camp David.
Brasil “se ha ubicado ahí gracias a una filosofía política que le permite conservar sana su macroeconomía y al mismo tiempo llevar a cabo programas de gran significado social. Y en esto se apartan drásticamente del proyecto de Venezuela, que es un proyecto estatista, sumamente radical a nivel internacional”, estimó el viernes Jaime Daremblum, director del Centro de Estudios Latinoamericanos del conservador Hudson Institute de Washington.