Internacionales

Irán advierte a Gran Bretaña

* Ahmadinejad exige de nuevo excusas y acusa a Londres de emitir “declaraciones arrogantes contra el pueblo iraní, en lugar de pedir perdón”

TEHERÁN-LONDRES / AFP
El gobierno iraní alertó el sábado a Gran Bretaña contra la politización del polémico arresto de 15 marinos británicos en aguas del Golfo, y volvió a pedir que Londres presente excusas si quiere que se resuelva la crisis.
El gobierno británico ha emitido “declaraciones y reclamos arrogantes contra el pueblo iraní, en lugar de pedir perdón y lamentar el ingreso de los marinos en aguas iraníes”, dijo el presidente Mahmud Ahmadinejad, según la agencia oficial Irna.
“Desgraciadamente, hoy las potencias arrogantes violan abiertamente las leyes (...) que ellas mismas han elaborado”, criticó Ahmadinejad.
Su canciller, Manuchehr Mottaki, advirtió por su parte que los “líderes británicos deberían evitar tormentas mediáticas y la politización (de la crisis) para prevenir mayores complicaciones”, durante una conversación telefónica con su homólogo australiano, Alexander Downer, según medios iraníes.
El gobierno británico, que recibió el apoyo incondicional del conjunto de la Unión Europea (UE) ante la crisis, insiste en que la captura de los marinos fue una provocación de Teherán, y exige su liberación sin condiciones.
Londres mandó una respuesta a la protesta diplomática iraní. “Nos gustaría que nos dijeran dónde se encuentra nuestro personal, que nos permitieran el acceso a ellos”, declaró la canciller británica, Margaret Beckett, al margen de una reunión con sus homólogos de la UE en Alemania.
“En esta nota hay diferentes puntos que podrían ser examinados”, dijo este sábado la Cancillería iraní.
Sin embargo, “esperamos una corrección de parte de Gran Bretaña y que adopte una actitud equilibrada y transparente, dentro del marco de las demandas legítimas de Irán”, explicó el comunicado.
Teherán volvió a dar una de cal y otra de arena en este nuevo episodio de la crisis, que arrancó con la detención el pasado 23 de marzo de los marinos en aguas del Golfo.
El embajador iraní en Moscú aseguró a una televisión rusa que la crisis pasó a ser jurídica, aunque luego aclaró que ello no implicaba un proceso de los militares.
Teherán tampoco apreció el apoyo mostrado por Estados Unidos y la Unión Europea a Gran Bretaña en este contencioso.
“Irán rechaza la posición parcial y de injerencia de la UE e insta a los países europeos a abstenerse de comentarios impulsivos e irresponsables”, declaró la Cancillería en un comunicado.
Los cancilleres de los Veintisiete, reunidos en Alemania, convinieron que el arresto de los marinos británicos viola el derecho internacional y amenazaron con tomar “medidas apropiadas” si Teherán no los libera pronto.
También el Consejo de Seguridad de la ONU expresó el jueves su solidaridad con Gran Bretaña al mostrar su “gran preocupación”, aunque se abstuvo de pedir la liberación inmediata de los militares.
Teherán resiste las presiones internacionales y mantiene en su poder a los británicos, detenidos en un lugar secreto y exhibidos ocasionalmente en televisión, donde confesaron haber entrado ilegalmente en aguas iraníes y pidieron disculpas.
El gobierno británico de Tony Blair insiste en que sus uniformados se encontraban en aguas iraquíes cuando fueron apresados por Irán.
Por su parte, Estados Unidos se opuso a un eventual canje de los 15 marinos británicos por los cinco iraníes detenidos desde enero por las fuerzas de la coalición en Irak, cuya liberación exige el gobierno iraní.