Internacionales

Identifican asesinos de diputados salvadoreños

* El director de la Policía Nacional Civil (PNC), Erwin Uperisen afirma que conoce los nombres de las personas que ordenaron dar muerte a los diputados salvadoreños. * Los tres diputados salvadoreños y su chófer, pudieron haber sido torturados por un grupo de agentes de la policía de Guatemala. * Agentes de la Oficina Federal de Investigación de Estados Unidos (FBI) apoyan a las autoridades.

Narcotraficantes guatemaltecos son los autores intelectuales de los asesinatos, el pasado 19 de febrero, de tres diputados salvadoreños y su chófer, según el director de la Policía Nacional Civil (PNC), Erwin Sperisen.
En declaraciones publicadas hoy por un diario local, el funcionario afirma que conoce los nombres de las personas que ordenaron a cuatro policías guatemaltecos dar muerte a los diputados salvadoreños al Parlamento Centroamericano.
"Son traficantes guatemaltecos los autores intelectuales de ese crimen", dijo Sperisen, al tiempo de anotar que uno de los policías detenidos, Marvin Contreras, tiene que revelar los nombres de esas personas ante los tribunales.
Sperisen no entró en detalles sobre la identificación de los presuntos autores intelectuales y se limitó a señalar que los darán a conocer cuando esté terminada la investigación.
Los cuerpos calcinados de los diputados salvadoreños Eduardo D'Aubuisson, William Pichinte y José Ramón González, y la del agente y chófer Gerardo Ramírez, fueron encontrados dentro de un vehículo el pasado 19 de febrero en una región del sureste de Guatemala.
Tres días después fueron capturados cuatro policías guatemaltecos acusados de ser los autores materiales del cuádruple crimen y encarcelados en la prisión de máxima seguridad conocida como "el Boquerón", en el departamento oriental de Santa Rosa.
Sin embargo, los agentes José López, Marvin Escobar, José Gutiérrez y Luis Herrera, todos de la División de Investigación Criminal (Dinc) de la PNC, fueron asesinados dentro de la prisión.
El destituido jefe de la Dinc, Víctor Soto, aseguró el pasado miércoles que cuando capturaron a los cuatro policías implicados en los asesinatos de los salvadoreños, éstos intentaron negociar con sus superiores.
De acuerdo con Soto, ofrecieron dar los nombres de las personas que los habían involucrado en el hecho".
Los tres diputados salvadoreños y su chófer, pudieron haber sido torturados por un grupo de agentes de la policía de Guatemala, antes de ser asesinados, según el fiscal de Delitos contra la Vida, Álvaro Matus, encargado de la investigación.
Según Matus, han ubicado una antigua capilla, en el interior de una finca cercana a donde aparecieron los cadáveres de los legisladores, en donde se supone pudieron haber sido torturados.
El fiscal precisó que "en un lugar que parece iglesia", ubicada en el interior de la finca La Parga, en la población de Santa Elena Barillas, los investigadores hallaron evidencias que comprobarían que en ese sitio los asesinos mantuvieron por "unas dos horas" a los salvadoreños.
Ese sitio, según publica el pasado jueves el local diario "El Periódico", desde hace dos años era utilizado por agentes de la PNC primero como "casa de seguridad", y luego como "centro de tortura".
Las autoridades de Guatemala y El Salvador han integrado un equipo, apoyado por agentes de la Oficina Federal de Investigación de Estados Unidos (FBI), que investigan los asesinatos.