Internacionales

Bush y Lula acuerdan cooperación sobre etanol

Los presidentes se comprometen a colaborar para el éxito de Doha.

Animados por la firma hoy de un pacto de cooperación sobre etanol entre sus países, los presidentes de EEUU, George W. Bush, y de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, se comprometieron a colaborar para el éxito de la Ronda de Doha.
En una rueda de prensa en Sao Paulo, la primera etapa de una gira de Bush por cinco países de América Latina, ambos mandatarios aseguraron que si EEUU y Brasil demuestran que están dispuestos a colaborar en el éxito de estas negociaciones de la Organización Mundial de Comercio (OMC) muchos otros países estarán dispuestos a sumarse.
El éxito de la Ronda de Doha es "clave por muchas razones", entre ellas que el comercio es "la herramienta contra la pobreza más efectiva que existe", afirmó el jefe de la Casa Blanca. Bush dijo que demostrar que la justicia social y la lucha contra la pobreza en América Latina le importan es la gran misión de su gira, concebida como un intento de contrarrestar la influencia del presidente venezolano, Hugo Chávez, y su petróleo barato en la región. "No cabe duda de que vamos a seguir intentándolo", manifestó el mandatario estadounidense, que en un momento dado aseguró que encerrarán a sus "respectivos ministros de Comercio en una habitación" hasta que encuentren un punto de entendimiento.

"Nos encontramos más cerca que nunca del éxito en la Ronda de Doha", aseguró, por su parte, el gobernante brasileño, quien resaltó que las diferencias que persisten son de carácter "político". "Estoy dispuesto a ir a cualquier parte del mundo a reunirme con dirigentes mundiales, si eso es lo que hace falta para lograr un acuerdo que nos beneficie a todos", insistió Lula, quien recordó que un acuerdo de ese tipo generaría puestos de trabajo e ingresos en los países menos favorecidos.
Las conversaciones de la Ronda de Doha para la liberalización del comercio en el seno de la OMC se colapsaron el año pasado en Ginebra entre un fuerte enfrentamiento entre Estados Unidos, la Unión Europea (UE) y las naciones en desarrollo.
Los países en desarrollo reclaman a Washington y Bruselas que pongan fin a sus subsidios agrícolas y abran sus mercados a los productos agrícolas de otras naciones. Por su parte, EEUU y la Unión Europea quieren que los países en desarrollo se muestren más flexibles en lo que respecta a la apertura de sus mercados y servicios.
La rueda de prensa concluyó con una reunión y un almuerzo de trabajo entre Bush y Lula, posterior a la firma de un convenio de cooperación para compartir tecnología y desarrollar mercados para la producción de etanol.
Ese acuerdo, suscrito por la secretaria de Estado, Condoleezza Rice, y el ministro de Exteriores brasileño, Celso Amorim, prevé que ambos países promuevan la producción y consumo de biocombustibles en América Central y el Caribe.

También colaborarán para homogeneizar estándares de calidad, de modo que estos productos puedan cotizar en los mercados de materias primas.
Igualmente, desarrollarán tecnología que permita abaratar el coste de estos biocombustibles, reducir los terrenos necesarios para su producción y el precio de los cultivos de los que se obtienen, para hacer el etanol y productos similares atractivos globalmente. Esta iniciativa, a la que ya se le denomina "diplomacia del etanol", pretende responder a las ofertas de petróleo barato venezolanas.
Bush, que en su viaje no ha mencionado en ningún momento a Chávez por nombre, dijo al anunciar el acuerdo que "cuando se es dependiente del petróleo, tienes un problema de seguridad nacional, esto quiere decir que dependes de las decisiones de otros países".
El presidente venezolano se encuentra en Buenos Aires dentro de una "contragira" contra Bush y hoy tenía previsto participar en un mítin contra la política del mandatario estadounidense en un estadio de la capital argentina. Por su parte, Bush concluye hoy su estancia en Sao Paulo con una visita a un centro comunitario para niños desfavorecidos, tras lo cual emprenderá viaje a Uruguay, la segunda etapa de su gira. Colombia, Guatemala y México completarán los países que visitará el jefe de la Casa Blanca antes de regresar a Washington el próximo miércoles.