Internacionales

22 muertos por accidente aéreo en Indonesia

Docenas de personas sufrieron heridas, sobre todo contusiones y quemaduras de distinta consideración, y tuvieron que ser trasladadas a los hospitales más cercanos.

Veintidós personas han muerto y decenas resultaron heridas en el accidente de avión ocurrido hoy en Indonesia, cuando un Boeing 747-400 de la aerolínea estatal Garuda ardió al aterrizar en la ciudad de Yogyakarta (Java Oriental).
Según las cifras ofrecidas por el portavoz de Garuda, Pujobroto, los equipos de rescate encontraron en el avión calcinado 21 cadáveres, mientras que otra de las víctimas sucumbió por las heridas sufridas una vez fuera del aparato.
En total, 112 pasajeros y seis tripulantes pudieron salir del aparato siniestrado, que quedó calcinado.
El accidente tuvo lugar a las 07H08 (00.08 GMT) cuando el avión se incendió mientras realizaba un violento aterrizaje en el aeropuerto de Adusicioto de Yogyakarta, con 133 pasajeros y 7 tripulantes.
El piloto no logró frenar el aparato, con el número de vuelo GA200 y que cubría la ruta entre Yakarta y Yogyakarta, y se salió de la pista hasta parar a un campo de arroz vecino al aeropuerto.
Los ocupantes se precipitaron a las puertas de emergencia situadas en la sección central del avión, mientras las llamas se extendían y el interior se cubría de humo. Docenas de personas sufrieron heridas, sobre todo contusiones y quemaduras de distinta consideración, y tuvieron que ser trasladadas a los hospitales más cercanos.

Entre los pasajeros que transportaba el avión se encontraban una veintena de extranjeros, según confirmó Garuda, entre ellos varios funcionarios indonesios de alto rango y periodistas y funcionarios australianos que regresaban a su país tras asistir a una cumbre antiterrorista celebrada en Yakarta los pasados lunes y martes.
El ministro de Asuntos Exteriores de Australia, Alexander Downer, que se encuentra de visita en Indonesia y que asistió al citado encuentro, se lamentó ante los medios por el trágico accidente.
"Por el momento no hay nada que sugiera que el avión haya sido saboteado o que haya tenido lugar un atentado terrorista. Parece que ha sido simplemente un accidente", opinó Downer.
El Gobierno indonesio, sin embargo, aún no ha descartado todas las opciones y, según informó a los medios el secretario del Gabinete, Sudi Silalahi, "el presidente (Susilo Bambang Yudhoyono) ha ordenado abrir de inmediato una investigación y ha pedido al ministro de Seguridad y Asuntos Políticos y Legales que analice posibles causas no técnicas del accidente ya que, según testigos, el avión se llenó de humo antes de tocar tierra".

Sudi añadió que ha habido muchos accidentes de transporte en el país y que la Comisión Nacional de Seguridad del Transporte (KNKT) hasta ahora sólo ha prestado atención a los factores técnicos a la hora de investigar los sucesos.
Varios supervivientes han declarado a los medios como sintieron el avión golpear dos veces con fuerza contra el suelo de la pista de aterrizaje y luego vieron las llamas, que comenzaron en el lateral derecho y se extendieron con rapidez por el aparato.
La aerolínea Garuda ha asegurado que el avión se encontraba en buenas condiciones para volar y que había superado todos los exámenes técnicos preceptivos.
Tampoco parece que las condiciones meteorológicas puedan haber afectado ya que el tiempo era soleado y sin viento esta mañana en Yogyakarta, lo que abre la posibilidad de que el incidente se haya debido a un fallo humano.
En los últimos meses el archipiélago indonesio ha sido escenario de una cadena de graves accidentes de transporte que han causado la muerte de cientos de personas.
A finales del mes de diciembre un transbordador de pasajeros se hundía frente a las costas de Java Central y perdían la vida 250 personas. Otras 102 perecieron pocos días después al caer al mar un avión de la aerolínea de bajo coste Adam Air frente a las islas Célebes y más de medio centenar de personas murieron al prender en llamas otro barco de pasajeros frente a las costas de Yakarta el mes pasado.