Internacionales

Miles de evacuados en el norte argentino por inundaciones


Miles de personas seguían evacuadas ayer domingo por las inundaciones en las provincias argentinas de Chaco, Corrientes y Santiago del Estero, en el norte del país, mientras el estancamiento de las aguas hace temer la aparición de nuevos casos de dengue.
En la periferia de la capital chaqueña se mantiene el alerta por la crecida de los ríos Paraná y Barranqueras por lluvias que castigaron la región desde la tarde del viernes, mientras siguen los pronósticos de más tormentas. En Corrientes las inundaciones dejaron más de un millar de evacuados que fueron alojados en centros asistenciales y escuelas de la provincia acondicionadas como albergues provisorios.
El estancamiento de las aguas preocupa a las autoridades ante el temor de que se produzca la aparición de mosquitos transmisores del dengue, luego del reporte de unos 30 casos en el extremo norte argentino, en la frontera con Paraguay, país jaqueado por una epidemia con miles de enfermos y diez muertos. En Chaco ya se detectaron 14 casos, informaron las autoridades. El ministro de Salud de la Nación, Ginés González García, encabezará hoy lunes en la provincia de Formosa (norte) una reunión de ministros de Salud de las provincias del noroeste para analizar acciones coordinadas para evitar la propagación del dengue.
En Santiago del Estero el desborde del río Salado derivó en inundaciones en ciudades del sudeste provincial con el reporte de medio centenar de familias “en emergencia”.
El mal tiempo reinante en toda la provincia dificultaba las tareas de asistencia a los damnificados, a los que se intentaba hacer llegar agua mineral, alimentos y medicamentos.