Internacionales

Berger reconoce “peligro” en seguridad nacional

* “El país se ha visto amenazado más allá del control del Estado”, confesó

El presidente de Guatemala, Oscar Berger, reconoció que la seguridad del país se “ha visto amenazada más allá del control del Estado”, tras los asesinatos de tres diputados salvadoreños al Parlacen, y su piloto, y el de cuatro presuntos autores del crimen.
“Debo confesar que los acontecimientos de los últimos días han desbordado los avances que se habían logrado en estos años de gestión”, afirmó Berger ante embajadores, cónsules y jefes de misión acreditados en el país, durante el tradicional saludo de principio de año del Cuerpo Diplomático.
Al acto, celebrado el miércoles en el Palacio Nacional de la Cultura (antigua casa de gobierno), acudieron 37 embajadores, 19 jefes de misión y 20 integrantes del Cuerpo Consular, quienes también manifestaron su preocupación por la inseguridad que azota a Guatemala.
“Sabemos que hay problemas agudos y crónicos en la sociedad guatemalteca que desbordan la capacidad de cualquier gobierno”, dijo el Embajador del Vaticano en Guatemala, y decano del Cuerpo Diplomático, monseñor Bruno Mussaró.
En tanto, la diplomática hondureña Bessy de Fuentes admitió su preocupación por la corrupción en las instituciones de seguridad pública, aunque dijo que es necesario hacer frente a este mal de “forma regional”.
Los cuatro policías detenidos por el asesinato de los tres diputados salvadoreños y su chofer, el 19 de febrero, cuando viajaban de El Salvador a Guatemala, fueron ejecutados tres días después en la cárcel de máxima seguridad donde fueron internados.
El brutal asesinato de los parlamentarios sacó a luz pública la infiltración del crimen organizado en las instituciones del Estado, principal pista de investigación.
La representante diplomática de Suecia, Ewa Werner Dahlin, instó a que se hagan todos los esfuerzos posibles para esclarecer ambos hechos lo más pronto posible, y abogó por el establecimiento de una Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig).
La mayoría de los diplomáticos dieron su apoyo al país para fortalecer las instituciones de justicia, uno de los retos de la Cicig.
“No da una imagen muy favorable para Guatemala, pero obliga a seguir siendo solidarios. Lo ocurrido es un compromiso para seguir apoyando esfuerzos en seguridad y justicia”, subrayó por su parte Joao Melo Sampaio, jefe de la Comisión Europea en el país. La embajadora de Holanda, Bea Ten Tusscher, indicó que es necesario desenmascarar a los autores de estos hechos para que “la población y los países donantes recuperen la confianza”.