Internacionales

Atentado mata a 12 niños en Irak

La violencia sangrienta se perpetúa pese a los esfuerzos de las tropas iraquíes y estadounidenses para pacificar Bagdad y otras regiones, donde se arrestan a diario a decenas de personas.

Doce niños que jugaban a fútbol y seis mujeres murieron este martes en un atentado con coche bomba en Irak, cuyas autoridades convocaron una conferencia internacional en Bagdad para tratar de poner fin a la violencia, comparable a una "guerra civil", según admitió Estados Unidos.
Los actos violentos golpearon además Bagdad, donde 16 civiles perecieron en las explosiones de dos coches bomba, artefactos y obuses, mientras que a 370 km más al norte, en Mosul, seis policías perdieron la vida en un atentado suicida.
Cerca de la ciudad de Ramadi, en la provincia rebelde sunita de Al Anbar (oeste), "bandas terroristas cometieron un crimen contra niños inocentes que jugaban. Este acto vil costó la vida a doce niños y a seis mujeres", informó la oficina del primer ministro, Nuri Al-Maliki. El atentado tuvo lugar cerca de un campo de fútbol de Al Warar, una localidad próxima a la ciudad de Ramadi, precisó la oficina en un comunicado.
Un balance precedente facilitado por un responsable del ministerio de Defensa, hacía referencia a la muerte de 18 niños. Uno de los dirigentes de una alianza tribal opuesta a Al Qaida en la provincia, el jeque Hamid al Hais, confirmó que varios niños, "el más mayor de 15 años", habían perecido en el ataque perpetrado con un coche bomba.
EEUU niega muerte de niños
Por su parte, el ejército de Estados Unidos dijo que no disponía de informaciones sobre la muerte de niños en la misma ciudad de Ramada. En cambio, informaron de que 30 personas habían resultado heridas en una operación de limpieza de minas en esta urbe.
Frente al caos y la violencia que se cobra cada día decenas de víctimas en Irak -- pese al gran despliegue de las fuerzas iraquíes y estadounidenses y los planes de seguridad --, el gobierno invitó a los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU y a sus países vecinos, incluidos Siria e Irán, a participar en una conferencia internacional en Bagdad.

"El objetivo es obtener el apoyo (de los participantes) al proceso político, a los esfuerzos de reconciliación y al plan de seguridad", declaró un consejero de Maliki, Sami al-Askari, al precisar que Bagdad espera organizar ese encuentro a mediados de marzo.
Lista de invitados al encuentro
La lista de invitados está compuesta por los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad (Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, Rusia y China), Siria, Irán, Turquía, Jordania, Arabia Saudí, Kuwait, Egipto, la Liga Arabe, la Organización de la Conferencia Islámica y, eventualmente, la Unión Europea, señaló.
La secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, confirmó que su país participaría en la conferencia. Según Rice, en marzo tendrá lugar una primera reunión de altos responsables que será seguida por otro encuentro a nivel ministerial, "a lo mejor a mediados de abril con los mismos invitados, más el G8", los siete países más industrializados y Rusia.
La jefa de la diplomacia estadounidense afirmó "esperar" que Siria e Irán participen en estas reuniones. Entretanto, el jefe de los servicios de inteligencia norteamericanos, Michael McConnell, declaró que la situación política y de seguridad en Irak evolucionaba hacia la "mala dirección" y que el término "guerra civil" era apropiado para definir "los elementos esenciales del conflicto".
"A menos que los esfuerzos destinados a invertir esta situación tengan realmente un efecto en 12 a 18 meses (...), consideramos que la situación de seguridad seguirá deteriorándose", admitió McConnell. El ejército de Estados Unidos perdió entre el lunes y el martes a cuatro de sus soldados en varios ataques.