Internacionales

Doce personas participaron en asesinato de diputados

Tres agentes oficiales, cuyos nombres no fueron proporcionados, habrían sido los responsables de vigilar el movimiento de los diputados salvadoreños en territorio guatemalteco y de proporcionar el combustible utilizado para quemarlos.

Doce personas, entre ellas tres de nacionalidad salvadoreña y siete policías guatemaltecos, serían los integrantes de la banda que el pasado 19 de febrero asesinó en una zona del este de Guatemala a tres diputados salvadoreños y su chófer.
El jefe de la División de Investigaciones Criminales de la Policía Nacional Civil (PNC) de Guatemala, Víctor Soto, dijo hoy a periodistas que según las investigaciones realizadas, se desprende que "por lo menos" siete agentes guatemaltecos participaron en este crimen.
Cuatro de ellos, que habían sido capturados el pasado miércoles, identificados como Luis Arturo Herrera López, José Korki López Arreaga, José Adolfo Gutiérrez y Marvin Langen Escobar, fueron asesinados el domingo en el interior de la prisión donde se encontraban recluidos.

Otros tres agentes, cuyos nombres no fueron proporcionados, y que según Soto son buscados por las fuerzas de seguridad, habrían sido los responsables de vigilar el movimiento de los diputados salvadoreños en territorio guatemalteco, y de proporcionar el combustible utilizado para quemarlos.
No obstante, existe una orden de captura contra los agentes Marvin Contreras Natareno y Jeiner Barillas Recinos, por supuestamente haber participado en la matanza de los diputados.
El subjefe de la Fiscalía de Delitos contra la Vida de Guatemala, Cándido Bremen, por su parte, explicó que tres salvadoreños, cuyas identidades no han sido determinadas, desde El Salvador, habrían sido los responsables de dar los detalles de los movimientos de los legisladores a los policías que ejecutaron el cuádruple crimen.
Los salvadoreños, precisó Bremen, se habrían comunicado por teléfonos móviles con los victimarios, para precisarles los detalles del vehículo en que las víctimas se conducían. Los detalles de las otras dos personas que habrían participado en el asesinato no han sido revelados.
Tres agentes del Buró Federal de Investigaciones de EEUU (FBI, por sus siglas en inglés), llegaron ayer a Guatemala para colaborar con las fuerzas de seguridad de este país en la investigación de estos asesinatos.
La muerte de los diputados salvadoreños, y la posterior de los cuatro agentes sindicados del hecho, ha conmocionado a las sociedades guatemalteca y salvadoreña, y ha puesto en entredicho a las autoridades guatemaltecas por la evidenciada intromisión del crimen organizado en sus estructuras.