Internacionales

Gobierno de Guatemala: “Asesinato de policías fue venganza pandillera”

Se manejan dos hipótesis sobre el asesinato de los policías, la primera es que haya sido una reacción de grupos mareros, que al estar recluidos en la misma prisión con policías decidieron vengarse. Y la otra es que hayan ingresado a la prisión personas de afuera.

El gobierno guatemalteco dijo hoy que la principal hipótesis que se maneja sobre el asesinato, el pasado domingo, de cuatro agentes de la policía en el interior de una cárcel de alta seguridad del Este del país es que fue "una venganza" de pandilleros juveniles recluidos en esa prisión.
El ministro guatemalteco de Gobernación, Carlos Vielman, dijo en rueda de prensa que "se manejan dos hipótesis" sobre el cuádruple asesinato ocurrido en el interior de la cárcel de "El Boquerón", ubicada a 66 kilómetros al Este de la capital.
La primera, y más probable, precisó Vielman, es que "haya sido una reacción de grupos de mareros (pandilleros), que al estar recluidos en la misma prisión cuatro policías hayan decidido tomar una acción de venganza" y asesinarlos.
"Y la otra (hipótesis" es que hayan ingresado (a la prisión) personas de afuera" y hayan cometido la matanza, "lo cual nos parece menos probable", subrayó el alto funcionario.
Los agentes de la Policía Nacional Civil (PNC), Luis Arturo Herrera López, José Korki López Arreaga, José Adolfo Gutiérrez y Marvin Langen Escobar, fueron ejecutados el domingo en el interior de esa prisión.
Los policías, que habían sido detenidos el pasado miércoles, estaban acusados de matar a los diputados salvadoreños al Parlamento Centroamericano (Parlacen) Eduardo D'Aubuisson, William Pichinte, José Ramón González y el agente de seguridad Gerardo Ramírez, el pasado 19 de febrero.
Vielman aseguró que, al margen de quiénes hayan cometido los asesinatos, "es una hecho que hubo complicidad de los guardias del Sistema Penitenciario que tenían a su cargo la seguridad" de "El Boquerón".

Un total de 22 personas, guardias y personal administrativo de "El Boquerón", incluido su director, fueron detenidas como sospechosas de haber participado o colaborado con la matanza.
El Ministro dijo que para llegar hasta la celda en la que se encontraban recluidas las víctimas, los asesinos debieron pasar "al menos cuatro puertas" de seguridad, lo que sólo pudieron hacer con el apoyo de los guardias "que custodian las llaves".
Sin embargo, el funcionario no supo explicar a la prensa por qué no se encontró ninguna arma dentro de la cárcel, ni por qué los reclusos aseguran que los autores del crimen fueron miembros de un comando especial que habría ingresado con ese objetivo.
Según el Ministerio Público, los cuatro agentes fueron asesinados con fusiles de asalto AK-47, y luego degollados con cuchillos u otra arma blanca.
"Los enemigos del país cuentan con todos los recursos para enfrentar esta lucha (contra el crimen organizado, impulsada por el gobierno) y aprovechan su actuar fuera del marco de la ley para seguir atacándonos y golpeándonos de diversas maneras. Nosotros permaneceremos firmes enfrentando con decisión las acciones que estos grupos tengan planificado realizar", aseguró Vielman.
En declaraciones a la prensa hoy, el presidente de Guatemala, Óscar Berger, responsabilizó a las autoridades del Sistema Penitenciario por la muerte de los policías, y aseguró que se llegará hasta el fondo con las investigaciones.