Internacionales

Asesinato de policías desnuda corrupción y pugnas en Guatemala

Familiares de reclusos afirman que antes de la ejecución ingresó un vehículo con un comando especial, cuyos miembros llevaban el rostro cubierto, cortaron el agua potable y la energía eléctrica. “Después de visitarlos me fui convencida de que los iban a matar, pero no creí que sucediera tan rápido”, afirma abogada de los asesinados. “Lo que han tratado de hacer es cerrar una caja de Pandora”, asegura jefe de la Policía salvadoreña. Partido de derecha responsabiliza a ministro de Gobernación y dice que hay grupos que se encargan de este tipo de trabajos y operan con su consentimiento y complicidad

El asesinato de los cuatro policías acusados de matar a tres diputados salvadoreños del Parlacen y a su chofer, en una cárcel de Guatemala, el domingo por la noche, deja al desnudo las fallas de un sistema judicial víctima de la corrupción y de los métodos del narcotráfico.
El asesinato de los agentes se produjo en la cárcel de máxima seguridad guatemalteca El Boquerón, según la prensa local.
“Nosotros dijimos que no queríamos a nadie acá adentro que no fuera de nuestra pandilla, los cuatro muertos son los nuevos”, dijo a radioemisoras locales un reo de la prisión de máxima seguridad El Boquerón, unos 65 km al este de la capital guatemalteca.
Según tomas fotográficas realizadas en el lugar de los hechos los ejecutados son los cuatro policía acusados, sin embargo, las autoridades han guardado hermetismo y sólo han dicho que tienen conocimiento de que hubo un motín en el penal, aunque reconocieron que en el mismo “podría haber varios muertos”.
Ministro apunta al narcotráfico
El ministro de Gobernación (Interior) de Guatemala, Carlos Vielmann, reconoció este lunes que el narcotráfico podría estar detrás del asesinato de los cuatro policías, pues considera que “aquí ha corrido mucho dinero” del narcotráfico.
Asimismo, Vielmann reveló que un grupo de reclusos tomó como rehenes a los encargados de llaves y al alcaide de la prisión de máxima de seguridad, ingresó a las celdas donde estaban los policías y los ejecutó.
Entró “comando especial”
No obstante, familiares de reclusos afirman que antes de la ejecución ingresó un vehículo con un comando especial, cuyos miembros llevaban los rostros cubiertos, cortaron el agua potable y la energía eléctrica. Esta versión no ha sido confirmada oficialmente.
Entre tanto, la abogada defensora de los acusados, Amanda Salazar, indicó que le había advertido a un juez competente en la investigación sobre el peligro que sus defendidos corrían en la prisión. “Yo me fui convencida de que los iban a matar, después de visitarlos. Pero no creía que sucediera tan rápido”, puntualizó.
A su vez, el fiscal del caso, Álvaro Matus, aseguró que con la muerte de los cuatro sospechosos “automáticamente se cae el proceso”.
“Retroceso” en la investigación
El director de la Policía de El Salvador, Rodrigo Ávila, declaró este domingo que el asesinato de los agentes es “un retroceso” en la búsqueda de aclarar el crimen. “Creo que ésta es una cosa que verdaderamente nos hace dar un retroceso en lo que ya habíamos avanzado en la investigación”, declaró Ávila.
A pesar de ello, aseguró que “tenemos que seguir avanzando, porque todavía existen bastantes líneas abiertas de investigación. En El Salvador estamos trabajando para poder atar algunos cabos sobre algunas de las evidencias, sobre algunos elementos que se obtuvieron en la fase inicial”.
“Esto implica (...) que hay otras personas implicadas (y) que a todas luces querían callar a estos sujetos para que no dieran más información de lo ocurrido en Guatemala”, subrayó el jefe policial.
Àvila comentó que su par de la Policía en Guatemala le informó que esto podría ser “definitivamente una reacción de aquellos cómplices de estos delincuentes que infiltrados en la Policía lo que buscaban era protegerse”.
Tratan de tapar “caja de Pandora”
“Lo que han tratado de hacer (con el asesinato de los policías) es tratar de cerrar una caja de Pandora”, subrayó Ávila, quien insistió en que se “destape toda esa corrupción, toda esa estructura organizada que no me cabría duda que tiene que ver con la cantidad de asaltos y de crímenes que han cometido con nuestros compatriotas en la carretera a Guatemala”.
En tanto, el candidato presidencial del Partido Patriota (PP, derecha), Otto Pérez Molina, responsabilizó este lunes al ministro del Interior, Carlos Vielmann, por el asesinato de los cuatro policías.
“Hay dos grupos que se encargan de este tipo de trabajos y que operan con el consentimiento y complicidad, uno del ministro de Gobernación (Interior) y el otro del director y un subdirector de la Policía Nacional Civil (PNC)”, aseguró a la AFP Pérez Molina.
Piden cabeza de ministro
El candidato presidencial del PP, ex comisionado presidencial de seguridad de la administración del presidente Óscar Berger, exigió que el mandatario destituya y procese judicialmente a estos funcionarios. Y es que dejó entrever que uno de los grupos estaría actuando con la complicidad del subdirector de Investigaciones de la PNC, Javier Figueroa, amigo del director Erwin Sperissen.
El presidente de Guatemala, Óscar Berger, aseguró este lunes que la guerra entre el crimen organizado está detrás de los asesinatos de los policías, y responsabilizó a las autoridades penitenciarias.
“No dudamos que hay una guerra entre el crimen organizado y las mafias, que ha ocasionado esta muerte violenta de cuatro testigos muy importantes” para esclarecer la muerte de los tres diputados al Parlamento Centroamericano (Parlacen) y su chofer la semana pasada, dijo el mandatario.
“La violencia genera violencia, eran cuatro personas capturadas para seguir el proceso de investigación y era muy importante lo que podrían aportar en ese proceso, vinculados obviamente al crimen organizado y a las mafias”, insistió.
Las declaraciones del gobernante coinciden con las brindadas a primera hora de este lunes por el ministro del Interior, Carlos Vielmann, quien reconoció que el narcotráfico podría estar detrás del asesinato.
“Más que un ataque de ‘mareros’”
Para Vielmann, el crimen fue planificado y hay más que “un ataque de mareros (pandilla)”, como inicialmente se dejó entrever, ya que, según lo que éste explicó al presidente, habían trasladado a los policías a El Boquerón porque “era el lugar de mayor seguridad”.
Berger responsabilizó a los guardias penitenciarios porque al “parecer (los asesinos) pasaron libremente por ocho puertas”, antes de señalar que “tiene que haber muchos implicados”.
Funcionarios de El Salvador solicitaron este lunes a las autoridades de Guatemala una audiencia “urgente” para pedir explicaciones sobre el asesinato de los cuatro agentes de policía. “Hemos solicitado una reunión de carácter urgente para poder ser informados de lo que pasó”, declaró el ministro salvadoreño de Seguridad Pública, René Figueroa, en una rueda de prensa junto al fiscal Félix Garrid Safie, el vicecanciller Eduardo Cálix y el director de la Policía, Rodrigo Ávila.
“Necesitamos respuestas”, comentó Figueroa, tras indicar que “es sumamente preocupante y grave” el asesinato de los policías detenidos el jueves. No obstante, el ministro de Seguridad Pública advirtió que “el proceso (de investigación) no debe detenerse y debe continuar abierto”, a pesar de este imprevisto.
FMLN pide investigación internacional
Tras el asesinato de los agentes, la ex guerrilla izquierdista de El Salvador pidió este lunes que la Policía de Francia, España o Inglaterra asuma la investigación del caso. “Se perdió la confianza en la Policía de Guatemala, y la de El Salvador ha tratado de manipular la información, por eso es necesaria una tercera policía confiable que no tenga intereses en la investigación”, declaró a la AFP el portavoz del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), Sigfrido Reyes.
Según el FMLN, con el asesinato de los agentes detenidos en Guatemala “queda claro que la confianza en la Policía guatemalteca es nula, porque el crimen organizado penetró a un nivel muy alto y con alcances desconocidos en El Salvador”.
El planteamiento del FMLN también fue expuesto por el diputado del Parlamento Centroamericano (Parlacen), Schafik Handal, hijo del extinto líder del FMLN, de igual nombre, al señalar que “las policías de El Salvador y Guatemala están contaminadas y por sanidad hay que traer a otros que investiguen”.
Con el nuevo asesinato en Guatemala, el portavoz del FMLN puso en duda la participación de los diputados de su partido en próximas sesiones del Parlacen. “La prudencia indica que sesionar en semejante ambiente de inseguridad en la capital guatemalteca no es aconsejable”, señaló Reyes.
Retiran cuerpos de policías
Los cuerpos de los cuatro policías asesinados fueron retirados de la escena del crimen el mediodía de este lunes. El ministerio Público (Fiscalía) ordenó el traslado 0de los cuerpos del penal a una morgue de la ciudad, afirmó un vocero de bomberos Voluntarios, Óscar Sánchez.

Capturan a director y guardias del penal
Guatemala / EFE
Un total de 22 personas de la cárcel de “El Boquerón”, incluido su director, fueron detenidos hoy por orden judicial, tras el asesinato de los cuatro policías. La orden fue dictada por el Juzgado Primero de Primera Instancia Penal de Cuilapa, en el departamento suroriental de Santa Rosa, donde está ubicada la prisión.
El fiscal del Ministerio Público (MP) destinado a investigar el caso, Juan Villalta, dijo a periodistas que se pidió la detención de las 22 personas que estaban de turno cuando fueron asesinados los policías. Entre los detenidos figura el director de la cárcel, Manuel Antonio Recinos, así como guardias y otros empleados menores de la prisión.
“Las 22 personas deben quedar recluidas” porque “dicen que no oyeron los disparos” y que el crimen ocurrió cuando se contaba a los presos, anotó. “Es increíble que estando allí no hayan escuchado nada. Eso nos hace saber que ellos pueden ser encubridores algunos y otros pueden tener grado de autores”, refirió el fiscal.