Internacionales

Policías fueron asesinados con fusiles y cuchillos


Los policías guatemaltecos muertos el domingo en el interior de una prisión de máxima seguridad del este del país, fueron asesinados con fusiles de asalto Ak-47 y armas blancas, informó hoy una fuente oficial.
El subjefe de la Fiscalía de Delitos contra la Vida, Cándido Bremen, dijo a periodistas que en la escena del crimen fueron encontrados varios casquillos "de fusil Ak-47, y los cuerpos tenían evidencia de que fueron degollados con cuchillos u otra arma blanca".
Los cadáveres de los agentes asesinados, identificados como Luis Arturo Herrera López, José Korki López Arreaga, José Adolfo Gutiérrez y Marvin Langen Escobar Méndez, han sido trasladados a la Morgue de la ciudad de Cuilapa por una unidad de los Bomberos Municipales, custodiada por agentes de la Policía Nacional Civil (PNC).
Médicos forenses serán los responsables de practicarles las necropsias de ley para determinar las causas científicas de sus muertes, e identificarlos legalmente.
Los agentes asesinados habían sido capturados el pasado miércoles, acusado de participar en el asesinato, la tarde del pasado lunes, de los diputados salvadoreños al Parlamento Centroamericano (Parlacen) Eduardo D'Aubuisson, William Pichinte, José Ramón González y el agente de seguridad Gerardo Ramírez.
Bremen aseguró que todos los agentes de seguridad de la cárcel "El Boquerón", ubicada a 66 kilómetros al este de la capital, que estuvieron de turno ayer en ese lugar, "serán interrogados para establecer cuál era la función de cada uno".
El fiscal señaló que "no existe aún ninguna hipótesis sobre lo ocurrido", pero aseguró que "se investigarán todas las versiones".
De momento se manejan dos versiones sobre el asesinato de los agentes: la primera, que es compartida por los reos de "El Boquerón", señala que un comando armado ingresó la tarde del domingo a la cárcel para degollarlos y disparar a los agentes.
La otra versión, a que la PNC le ha dado más crédito, indica que fueron los mismos prisioneros los que habrían atacado a las víctimas.
El presidente guatemalteco, Óscar Berger, responsabilizó hoy por este crimen a las autoridades penitenciarias de la cárcel de "El Boquerón" ya que, según dijo a la prensa, el comando que ejecutó a los agentes tuvo que pasar al menos ocho puertas para llegar hasta la celda en la que estaban detenidos.
Berger es el primer miembro del Gobierno que se pronuncia sobre el crimen de los policías y dijo que está a la espera de un informe del Ministerio del Interior y de la Policía para saber cómo ocurrieron los hechos.