Internacionales

Reos finalizan motín en cárcel de Guatemala

Se manejan dos hipótesis sobre el asesinato de los policías. La primera un comando armado ingresó la tarde del domingo a la cárcel para degollarlos y dispararles. La otra versión indica que fueron los mismos presos los que habrían atacado a las víctimas.

Los reos de la prisión de alta seguridad "El Boquerón", donde fueron asesinados cuatro policías acusados de matar a tres diputados salvadoreños y a su chofer, cesaron hoy el motín iniciado anoche y liberaron a los cinco rehenes que mantuvieron por más de diez horas.
"Han liberado ya a las cinco personas que tenían como rehenes y la policía ha iniciado una requisa en los cuatro sectores de la cárcel", dijo a periodistas un delegado de la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH), que medió para que los reclusos depusieran el motín.
Según la fuente, los cinco rehenes, personal de seguridad y administrativo de la cárcel de "El Boquerón", ubicada en la ciudad de Cuilapa, a unos 66 kilómetros al este de la capital guatemalteca, "no sufrieron ninguna agresión de parte de los presos".
Unos 300 agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) y soldados, con equipos antidisturbios ingresaron a la prisión y tomaron el control de la misma. Los reos exigían a las autoridades que dejaran ingresar a los periodistas para garantizar que no habrá represalias en su contra por el asesinato, la tarde del domingo, de los agentes de la PNC Luis Arturo Herrera López, José Korki López Arreaga, José Adolfo Gutiérrez y Marvin Langen Escobar Méndez.
Una fuente del Sistema Penitenciario dijo a la prensa que "primero se realizará una requisa para buscar armas que pudieran estar en poder de los presos, luego se hará un recuento para verificar que estén todos completos, y después se dejará a la Fiscalía que inicie las investigaciones".
Los reclusos amotinados, unos 177 según las autoridades, son miembros de la Mara Salvatrucha, una importante pandilla callejera guatemalteca, cuyos integrantes son procesados por delitos de asesinato, violación, secuestro y asesinato. Los cadáveres de los agentes asesinados continúan tendidos en la celda donde fueron asesinados.
El Fiscal de Delitos contra la Vida, Álvaro Matus, junto a unos quince peritos del Ministerio Público, han ingresado para tomar posesión de la escena del crimen e iniciar las investigaciones del cuádruple asesinato.
De momento se manejan dos versiones sobre el asesinato de los agentes acusados de matar, el pasado lunes, a los diputados salvadoreños al Parlamento Centroamericano (Parlacen) William Pichinte, Eduardo D'Aubuisson y José Ramón González, además de su chófer, el policía Gerardo Napoleón Ramírez.
La primera, que es compartida por los reos, señala que un comando armado ingresó la tarde del domingo a la cárcel para degollarlos y disparar a los agentes. La otra versión indica que fueron los mismos presos los que habrían atacado a las víctimas.Esta es compartida por la PNC.
Ningún funcionario de la PNC o del Ministerio guatemalteco de Gobernación (Interior) ha informado oficialmente sobre los hechos que ocurrieron la tarde del domingo en el interior de la prisión, ni sobre el motín posterior.