Internacionales

Bolivia impotente ante inundaciones


LA PAZ/ AFP
Las acciones del gobierno de Bolivia por auxiliar a casi medio millón de damnificados seguían siendo insuficientes ayer domingo ante la magnitud del desastre ocasionado por las lluvias que azotan el nordeste amazónico y oriente del país.
Los aguaceros no cesan en los inundados departamentos de Beni (nordeste) y Santa Cruz (este), donde el número de damnificados, medio millón de personas, principalmente en áreas rurales, aumenta con el paso de las horas.
Ante la envergadura del desastre, la administración del presidente Evo Morales autorizó a las prefecturas (gobernaciones) echar mano de los recursos provenientes de la renta petrolera y diseñar estrategias para contrarrestar la tragedia que viven alrededor de 70,000 familias.
Las pérdidas en ganado y cultivos ascienden a 120 millones de dólares en ambos distritos, además de las pérdidas agrícolas ocasionadas por las heladas y sequías en la zona occidental del país.

Partidas insuficientes
Los recursos dispuesto por Morales, primero una partida de 15 millones de dólares y luego otra del mismo monto, resultan insuficientes tras dos meses de lluvias en seis de las nueve provincias bolivianas, y heladas y sequías en las restantes tres, en los Andes, que han dejado además 35 muertos y 10 desaparecidos, según informes oficiales.
El vicepresidente Álvaro García inspeccionó en lancha la zona de desastre y tramitó un alivio financiero para los ganaderos de Beni, donde medio millón de reses mayores y 600, 0 terneros están en riesgo.
García comanda la operación de auxilio a los damnificados y permanece desde el sábado en Beni, sin descuidar Santa Cruz, vigilada por el ministro de Defensa Walker San Miguel.
La ayuda en vituallas, medicinas y abrigo donada por Argentina, Venezuela, Perú, Chile, Estados Unidos, España, Francia, Italia y Japón no han alcanzado más que para paliar la crítica situación de los pobladores amazónicos, los más golpeados por el fenómeno climático "El Niño", que afecta al 90% del territorio boliviano.
"El Niño" consiste en la elevación de la temperatura normal de las aguas del Pacífico y afecta en especial a Perú y Ecuador en los meses de verano.
Las pérdidas provocadas por los diluvios que caen en Santa Cruz y Beni, y en menor proporción en Tarija (sur) y Cochabamba (centro), amenazan con desbaratar las previsiones macroeconómicas del gobierno socialista de Morales, quien ha dicho que no escatimará esfuerzos por asistir a las víctimas.

Beni es el punto más crítico: las aguas están a 40 centímetros de rebasar los diques y anegar el centro de esa ciudad amazónica de 90,000 habitantes, a unos 1,500 km al nordeste de La Paz, según un funcionario del Servicio Amazónico Luis Philips.
La mayor parte de los ríos de Beni se ha desbordado, y sólo en Trinidad, donde se han evacuado cerca de 20,000 personas a albergues, el agua crece un promedio diario de 4 cm, según la oficina de Servicio Civil.