Internacionales

ONU hace llamado por inundaciones en Bolivia

* Evo Morales toma medidas de emergencia para enfrentar secuelas de “El Niño” en la Amazonía

La Paz / EFE
La Organización de Naciones Unidas (ONU) hizo un llamado internacional de ayuda de emergencia por US$9.2 millones para ayudar a los damnificados por las inundaciones en Bolivia.
En un comunicado, la oficina de la ONU en La Paz indica que las comunidades más vulnerables han perdido sus ingresos y sus medios de vida, debido a las inundaciones, riadas y derrumbes en las zonas bajas y a las heladas y sequía en las regiones de altura, por la incidencia de “El Niño” en el país desde noviembre del año pasado.
La Dirección General de Emergencias de la Defensa Civil boliviana informó hoy que los desastres naturales dejan hasta ahora 35 muertos, seis desaparecidos y cerca de 350,000 damnificados en ocho de los nueve departamentos del país.
“Lo previsible es que esas cifras se incrementarán si las condiciones adversas del clima persisten en las siguientes semanas”, advierte el boletín del organismo mundial.
Agrega que si no se imponen medidas inmediatas para sobrellevar el impacto del desastre, “se incrementarán la pobreza, la inseguridad alimentaria, la desnutrición y las enfermedades” en las zonas afectadas.
Para enfrentar las consecuencias de “El Niño”, en enero pasado el gobierno boliviano declaró estado de emergencia en todo su territorio, y a comienzos de febrero requirió el apoyo de la comunidad internacional.
La ONU ha fijado como objetivos para su intervención la instalación de refugios, la ayuda alimentaria, la nutrición para infantes, la dotación de agua y sanidad y la protección infantil, así como un programa de rehabilitación agrícola y pecuario y de la infraestructura, entre los más importantes.
Hasta ahora, las autoridades bolivianas han recibido contribuciones en alimentos y vituallas de Estados Unidos, España, Italia, Argentina y Venezuela, además de asistencia médica de Cuba y del Programa Mundial de Alimentos (PMA), una de las agencias del sistema mundial de la ONU.
Según la Defensa Civil boliviana, el departamento (provincia) amazónico de Beni junto a los de Santa Cruz (oriente), Cochabamba (centro) y Potosí (andino), son los más afectados por los efectos de la inestabilidad del clima en el país.

Morales toma medidas
El presidente Evo Morales dispuso ayer que varios ministros coordinen las medidas de auxilio y viajen a la región amazónica del Beni, afectada por riadas, y que todas las prefecturas gasten de sus recursos para enfrentar al fenómeno climático de “El Niño”.
El portavoz presidencial, Alex Contreras, explicó que esas dos disposiciones fueron adoptadas por el gobierno para paliar los efectos de las inundaciones que, en todo el país, dejan hasta ahora 35 muertos, seis desaparecidos y cerca de 350,000 damnificados.
Las autoridades siguen buscando a seis personas desaparecidas en distintas regiones, tras haber encontrado a otras cuatro el fin de semana pasado en el departamento de Santa Cruz.
Morales y su gabinete acordaron crear un Centro de Operaciones de Emergencia (COE) especial, formado por cinco ministros y representantes de las Fuerzas Armadas y de la Policía, que se trasladarán hasta Beni para coordinar la asistencia a los damnificados en esa región.