Internacionales

Cae el Gobierno de Prodi en Italia

* Presenta dimisión tras 281 días de un gobierno “variopinto”

Roma / EFE
El primer ministro italiano, Romano Prodi, presentó hoy la dimisión tras 281 días de andadura de su variopinto Gobierno, una coalición de 16 partidos de centroizquierda que desde muy pronto mostró diferencias fundamentales en asuntos como la política exterior.
De hecho, ha sido la política exterior la que se ha llevado por delante el segundo Ejecutivo de Prodi, al ser rechazada por el Senado en una votación, en la que a la coalición de centroizquierda le faltaron dos votos para lograr la necesaria mayoría de 160.
Tras la derrota, Prodi reunió a sus ministros y principales líderes de la coalición “La Unión”, para luego presentar la dimisión al jefe de Estado, Giorgio Napolitano, que se ha “reservado la decisión” de aceptarla y mañana comenzará las consultas con los partidos políticos para formar un nuevo Ejecutivo.
El centroizquierda insiste en que Prodi tiene que formar un nuevo Gobierno, mientras que la oposición conservadora, liderada por Silvio Berlusconi, exige elecciones anticipadas para la cercana primavera.
Todo comenzó por la mañana, cuando el ministro de Asuntos Exteriores, Massimo D’Alema, compareció en el Senado para informar de la política exterior del Gobierno. Allí reiteró el empeño militar en Afganistán y la ampliación de la base estadounidense de Vicenza, dos asuntos que despiertan fuertes diferencias en la alianza gubernamental.
D’Alema expresó ayer en la ciudad española de Ibiza, donde se celebró una cumbre ítalo-española, que si no se alcanzaba la mayoría en la votación prevista tras su informe, todos los miembros del Ejecutivo se tendrían que “ir a casa”.
Y el peor escenario posible se confirmó cuando el presidente del Senado, Franco Marini, leyó el resultado del voto que dejaba al Gobierno a dos sufragios de la necesaria mayoría, momento en el que se produjo un gran revuelo y desde los bancos de la oposición surgió un coro de gritos que pedían al dimisión.
La coalición de Gobierno contaba con una estrechísima mayoría de sólo dos votos en el Senado, que se vio tocada de muerte con la decisión del senador del Refundación Comunista, Franco Turigliatto, de dimitir y no votar la moción, anunció que hizo durante la sesión.
Además, no pudo contar con el apoyo de todos los senadores vitalicios que en ocasiones clave ayudaron a lograr las mayorías necesarias.
Berlusconi señaló, poco después en una rueda de prensa, que Prodi tenía “la obligación de dimitir, por razones de coherencia política, constitucional y ética” y agregó que el país debía “salir inmediatamente de este desastre”.
Durante los 281 días de Gobierno, Prodi ha tenido no pocas dificultades para mediar en las divisiones que surgían en la compleja mayoría, que reúne desde democristianos hasta comunistas.
Las discrepancias más graves se han producido precisamente en política exterior, sobre todo por la presencia de tropas en Afganistán y la decidida ampliación de la base que Estados Unidos tiene en Vicenza (norte), contra la que este fin de semana se celebró una manifestación a la que fueron miembros de “La Unión”.
Para limar las diferencias en política exterior, Prodi convocó el pasado febrero una reunión con los líderes de los partidos de la coalición, de la que parecía que los ánimos salieron más calmados.
Una vez constatada la derrota de hoy en el Senado, Prodi no se hizo esperar, señaló que acudiría los más pronto posible a informar de lo sucedido al presidente de la República y convocó un Consejo de Ministros, mientas Napolitano regresaba a Roma desde Bolonia.
Finalmente, Prodi salió de Palazzo Chigi, la sede del Gobierno, en dirección al Quirinale, el palacio de la Presidencia de la República, para presentar su dimisión.