Internacionales

“La mano de Dios saldrá y los destruirá”

Irán se mantiene desafiante. El presidente de este país, Mahmud Ahmadineyad dijo que “llegará al máximo de la tecnología nuclear”, cuando se vence el plazo impuesto por el Consejo de Seguridad para que desista de su programa de enriquecimiento de uranio. El país, informó hoy, además, que ha probado con éxito un potente misil.

El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, insistió hoy en que "seguirá con autoridad su camino hasta llegar al máximo de la tecnología nuclear", haciendo caso omiso de las presiones internacionales sobre Teherán para que suspenda el enriquecimiento de uranio, a la vez que se anunció que los Guardianes de la Revolución iraní han probado "con éxito" un nuevo misil de fabricación nacional, "capaz de destruir los blindados más potentes".
En un discurso pronunciado hoy en la ciudad de Amlesh de la provincia de Guilán (norte), Ahmadineyad reiteró que su país "no renunciará ni un ápice a su derecho", y que "nuestro pueblo está decidido a defender de forma unánime su derecho nuclear". En su opinión, "la última alternativa ante ellos (Occidente) es elegir el camino de la amistad y el respecto al pueblo iraní, ya que en caso contrario la mano de Dios saldrá dentro de poco y los destruirá", según la agencia de noticias, IRNA.
En otras declaraciones hechas en la vecina ciudad de Siahkal, en la misma provincia, el gobernante iraní afirmó que la tecnología nuclear dará al pueblo "por lo menos un salto progresivo de 50 años". "Por ello, merece la pena suspender otras actividades durante 10 años para que el país consiga esa tecnología nuclear", subrayó Ahmadineyad.
Su declaración se produce cuando hoy mismo expira el plazo dado por el Consejo de Seguridad de la ONU a Teherán para que suspenda el enriquecimiento de uranio o se someta a nuevas sanciones. Pero el país mantiene su actitud desafiante y hoy anunció que los Guardianes de la Revolución iraní han probado "con éxito" un nuevo misil de fabricación nacional, "capaz de destruir los blindados más potentes", informó la televisión iraní Al Alam.
El misil "Tosun" fue probado hoy durante la tercera y última etapa de las maniobras "Eqtidar" (Poderío), en las que participan alrededor de 60.000 efectivos de dicho cuerpo militar, fiel al régimen chií conservador de Teherán. Además del nuevo misil, que puede ser lanzado desde el hombro o desde un vehículo militar, han sido probados también otros proyectiles antitanques y un sistema de defensa antihelicópteros, todos de fabricación iraní.
Según fuentes militares iraníes, en las maniobras participan más de 3.000 "grupos militares independientes" que reciben entrenamiento especial para "poder actuar en el campo de la batalla sin esperar órdenes de sus comandantes". Los Guardianes de la Revolución habían realizado nueve ejercicios militares terrestres y navales en los pasados doce meses. Las últimas tuvieron lugar a principios de este mes en el golfo Pérsico e incluyeron ejercicios terrestres, navales y aéreos.
Los ejercicios "Eqtidar" comenzaron el pasado lunes en 16 de las 30 provincias de la República Islámica, en un momento en el que aumenta la tensión entre EEUU e Irán por el programa nuclear iraní.
Rice: “Es lamentable”
Por su parte, la secretaria de Estado estadounidense, Condoleezza Rice, calificó de "lamentable" que Irán no haya cumplido con las demandas de la comunidad internacional sobre su programa de enriquecimiento de uranio, pero expresó su confianza en que Teherán recapacitará antes de elegir finalmente la vía de la confrontación.
Rice, que viajó a Berlín para participar en una nueva reunión del Cuarteto para Oriente Medio, recordó tras un encuentro bilateral con su colega alemán, Frank-Walter Steinmeier, que el plazo dado por el Consejo de Seguridad a Irán concluye hoy "sin que hayamos detectado señales positivas de Teherán".
"Vamos a mantener consultas con la Unión Europea y con nuestros socios sobre cómo proceder", respondió Rice a una pregunta sobre cuánto tiempo le concederá la comunidad internacional a Irán para que cumpla con los requisitos fijados. Rice destacó que la comunidad internacional ha ofrecido a Irán un paquete de incentivos a cambio de transparencia en su programa nuclear y por eso dijo que espera "firmemente que Irán se sienta incentivado y no elija la confrontación".
"Si Irán suspende sus actividades de enriquecimiento de uranio, estoy dispuesta a encontrarme con mi colega iraní donde quiera, cuando quiera y como quiera", afirmó la funcionaria reiterando así una oferta hecha en mayo del pasado año y a la que Irán, pese a querer un diálogo directo con Estados Unidos, no ha respondido.