Internacionales

Blair retirará 1,600 soldados de Irak

Es el primer repliegue de tropas extranjeras en este país desde el inicio de la invasión en 2003. Pese a la retirada parcial de las tropas británicas, la secretaria de Estado de EEUU, Codoleezza Rice, dijo que la coalición internacional en Irak, “sigue intacta”.

El primer ministro británico, Tony Blair, anunció hoy en el Parlamento en Londres que el Reino Unido retirará a 1 mil 600 soldados del sur de Irak en los próximos meses, en lo que será el primer repliegue de este país desde el inicio de la invasión en 2003. Blair añadió que la presencia británica en Basora (sur de Irak) puede quedar por debajo de los 5.000 soldados antes de que termine el año.
"La reducción (gradual) de soldados será de los actuales 7.100, número por debajo de los 9.000 de hace dos años y los 40.000 en el momento del conflicto, a cerca de 5.000", precisó el mandatario, cuya popularidad ha caído por su decisión de invadir Irak. Pero dijo que "la presencia militar del Reino Unido continuará en 2008, siempre que se nos requiera y tengamos trabajo por hacer".
Estos soldados, según explicó, estarán encargados de preparar y apoyar a las fuerzas iraquíes, velar por la seguridad en la frontera con Irán y las rutas de suministro y participar en operaciones contra grupos radicales. Las fuerzas británicas que queden en Irak entregarán a las autoridades locales todas las bases, con excepción del aérea de Basora y el Palacio de la ciudad, dijo Blair, quien rindió tributo al profesionalismo, dedicación y valentía de sus soldados.
Según el primer ministro, esta retirada será posible por la conclusión de la llamada operación "Simbad", para traspasar a los iraquíes el control de la seguridad en Basora. Pese a que los problemas en Basora son importantes, se ha entregado el control de la seguridad a las fuerzas locales en la mayoría de las áreas de la ciudad, agregó.
Lo que esto significa, afirmó Blair, es que "el próximo capítulo de la historia de Basora será redactado por los iraquíes". La situación en esa zona es diferente a la de los sectores controlados por EEUU, particularmente Bagdad, ciudad que ha visto un "baño de sangre" por la actividad de insurgentes, puntualizó.
De acuerdo con su explicación, es importante mostrar a los iraquíes que el Reino Unido, y otras fuerzas multinacionales, no quieren permanecer en el país árabe más allá de lo necesario. El mandatario, que analizó esta reducción con el presidente de EEUU, George W. Bush, dijo a los diputados que habló de estos planes con el primer ministro iraquí, Nuri al Maliki.
Un total de 132 soldados británicos han muerto en Irak desde la ocupación del país. El líder del Partido Conservador (principal de la oposición británica), David Cameron, saludó el anuncio de hoy y dijo que será bien recibido "por esta cámara (Comunes), el país y especialmente las familias de los que prestan servicio en Irak".
Sin embargo, el líder del Partido Liberal Demócrata (tercera formación del país), Menzies Campbell, señaló que el Reino Unido dejará a un Irak al borde de la guerra civil. Todo esto es distinto al ideal de democracia que se quería para la región hace cuatro años, agregó Campbell, cuyo partido se opuso a la intervención aliada en Irak.
La planeada reducción de las fuerzas británicas se pondrá en marcha mientras EEUU prepara el envío de cerca de 21.500 soldados a Irak. El anuncio de hoy fue criticado por la llamada "Coalición Parad la Guerra", que ha organizado numerosas manifestaciones en Londres para protestar por la presencia aliada en Irak. Un portavoz de la coalición dijo hoy que Blair no ha anunciado una retirada gradual de tropas por los "éxitos conseguidos", teniendo en cuenta los 650.000 muertos, "la desintegración de Irak y los miles que huyen del país cada día".
“La coalición sigue intacta”
Por su parte, la secretaria de Estado estadounidense, Condoleezza Rice, afirmó que la retirada parcial de las tropas británicas de Irak responde a un plan pactado y aseguró por tanto que "la coalición sigue intacta".
Rice, que viajó a Berlín para participar en una nueva reunión del Cuarteto para Oriente Medio, recordó tras un encuentro bilateral con su colega alemán, Frank-Walter Steinmeier, que el plan en Irak era y es transferir en la medida de lo posible las responsabilidades en materia de seguridad a las nuevas autoridades iraquíes.
"La retirada parcial de tropas británicas, que por cierto han hecho un trabajo excelente, se ajusta al plan acordado. La retirada se produce en una zona cuya seguridad puede garantizar el gobierno iraquí", insistió. Desde ese punto de vista, agregó, la retirada británica tiene un gran significado pues "reforzará a las propias autoridades iraquíes", al tiempo que "abrirá al Gobierno de Bagdad nuevos espacios políticos hacia la normalización".
Rice subrayó el carácter "parcial" de la retirada anunciada hoy, pues "el Reino Unido permanecerá en Irak con miles de soldados". "La coalición sigue intacta", reiteró la secretaria de Estado y explicó que la disminución de fuerzas británicas y el aumento de estadounidenses sólo tiene la lectura de la realidad en el terreno.
"La situación en las áreas donde están desplegadas las tropas estadounidenses es muy distinta, pues nosotros nos enfrentamos a la violencia en Bagdad y a la amenaza de Al Qaeda", sostuvo Rice para expresar luego su confianza en la situación mejorará gracias al nuevo plan de seguridad del presidente George W. Bush.