Internacionales

Piden investigar a otro congresista colombiano


BOGOTÁ / AFP
La Fiscalía colombiana pidió a la Corte Suprema de Justicia que investigue al congresista oficialista Oscar Wilches por sus presuntos vínculos con paramilitares de extrema derecha, informó este martes el titular de ese ente judicial, Mario Iguarán.
El fiscal Iguarán explicó a periodistas que el pedido a la Corte está orientado a que investigue a Wilches “por presuntos manejos de presupuestos y acuerdos políticos” con las Autodefensas Unidas Campesinas del Casanare (ACC).
Wilches, representante a la Cámara baja por el departamento de Casanare (centro-este), debido a su investidura parlamentaria, sólo puede ser investigado y juzgado por la Corte Suprema.
El máximo tribunal de la justicia colombiana ya abrió investigación formal a doce congresistas (todos de la coalición partidista que sustenta al gobierno del presidente Álvaro Uribe), por tener presuntos vínculos con los grupos paramilitares.
De los legisladores investigados, ocho están detenidos, entre ellos el senador Álvaro Araújo, hermano de María Consuelo Araújo, quien el lunes debió renunciar al cargo de ministra de Relaciones Exteriores, precisamente por esa situación jurídica, que también involucra a su padre.
El representante Wilches aunque admite haberse reunido en una ocasión con el jefe de las ACC, alias ‘Martín Llanos’, afirma que fue para pedirle que no lo extorsionara.

Uribe buscaba tomar iniciativa
El anuncio se produce cuando el presidente colombiano Álvaro Uribe había lanzado un claro mensaje al nombrar a Fernando Araújo Perdomo, un ex rehén de la guerrilla de las FARC, como nuevo Canciller en momentos en que recibe presiones de gobiernos europeos para que negocie un canje humanitario.
El mandatario quiso darle cierto simbolismo al nombramiento al declarar: “Me parece de gran importancia que el mundo conozca la tragedia nacional (del secuestro), no sesgadamente, sino en todas sus dimensiones”.
Araújo “es un símbolo de que Colombia necesita superar esta tragedia”, agregó Uribe, quien aseguró que “para rescatar a los secuestrados de la guerrilla, estamos abiertos al acuerdo humanitario”, aunque insistió en que “sigue la opción del rescate por intermedio de nuestras instituciones armadas y constitucionales”.