Internacionales

Atentado contra “Tren de la amistad” India-Pakistán

* Ataque destinado a impedir el proceso de paz entre los dos países rivales de Asia del sur

DEEWANA, India /AFP

Al menos 67 personas murieron quemadas en un atentado perpetrado el domingo contra un tren que une India a Pakistán, ataque destinado a impedir el proceso de paz entre los dos países rivales del Asia del sur, dijeron fuentes oficiales.
Un sospechoso fue detenido, a la vez que la Policía sigue los pasos de un supuesto cómplice. Este atentado “odioso” no bloqueará los esfuerzos de paz entre Nueva Delhi e Islamabad, afirmó el presidente paquistaní Pervez Musharraff.
Una bola de fuego, provocada por explosivos a base de queroseno, devastó el domingo en la noche dos vagones del “tren de la amistad” entre Nueva Delhi y Lahore en Pakistán, indicaron responsables indios.
El tren se encontraba a 5 km de la ciudad de Panipat, a 100 km al norte de la capital india. “Hemos contabilizado 67 víctimas fatales”, informó el jefe de la policía del estado de Haryana, Rajiv Dalal. El comisario de policía de Panipat, Mohinder Singh, había previamente dado cuenta de 66 muertos y 30 heridos.
Se trata de un atentado, había confirmado el ministro de Ferrocarriles, Lalu Prasad Yadav, después de que se encontraron explosivos y botellas de queroseno en el tren. El ataque no ha sido reivindicado. “Las intenciones son evidentes, es una tentativa para desestabilizar el proceso de paz entre India y Pakistán”, agregó el ministro.
Islamabad condenó un “acto de terrorismo odioso”. Estados Unidos, la Unión Europea, Gran Bretaña, Francia y Japón se sumaron a la condena. “Tales actos de terrorismo injustificables sólo servirán para reforzar más nuestra determinación de alcanzar el objetivo de una paz duradera entre los dos países”, afirmó el general Musharraf en un comunicado.
Su ministro de Relaciones Exteriores, Jurshid Kasuri, aseguró que este “horrible acto de terrorismo (...) no cuestionará en absoluto” su visita prevista a India del 20 al 23 de febrero.
La mayor parte de las víctimas serían paquistaníes, si bien “es muy difícil determinar la nacionalidad de los fallecidos”, confirmó el médico legista del hospital de Panipat, Ved Gupta. “Sean quienes sean los que hicieron esto, es contra la paz, contra las relaciones amistosas que tratamos de reanudar con otros países”, lamentó el ministro indio del Interior, Shiv Raj Patil.
El primer ministro indio, Manmohan Singh, prometió que “los culpables serán atrapados”.
Los sobrevivientes relataron que dos explosiones seguidas de un “gigantesco incendio” sembraron el “pánico” y el “caos” en el tren. “Estaba sentado al fondo del vagón cuando escuché un ruido ensordecedor”, relató un paquistaní de 60 años, de nombre Kamaruddin. “El lugar estaba lleno de humo y escuchaba la gente que gritaba pidiendo ayuda, pero yo no podía moverme”, relató.
Según la televisión Times Now, los socorristas tardaron en llegar 90 minutos. Después del atentado, 11 de los 16 vagones del tren continuaron su ruta. Los coches carbonizados y sembrados de ropa quemada se quedaron en la estación de Deewana para la investigación.
La cadena New Delhi Televisión, que citó los servicios secretos, relacionó este atentado con los del 11 de julio de 2006 contra trenes en Bombay, que dejaron 187 muertos y 800 heridos. Tras esos ataques, India suspendió durante varios meses el proceso de paz restablecido a comienzos de 2004 con Pakistán.
Nueva Delhi acusa a los servicios secretos paquistaníes de apoyar a los grupos islamistas del Cachemira indio, sospechosos de haber organizado esos atentados en Bombay, lo que Islamabad niega constantemente.
Las dos potencias nucleares se enfrentaron en tres guerras desde la partición de agosto de 1947, dos de ellas por Cachemira. En el marco del proceso de paz, paquistaníes e indios habían decidido a fines de 2006 cooperar en la lucha antiterrorista.
El tren Express “Samjhauta” (o “Expreso de la Amistad”) es un símbolo desde hace más de treinta años de la frágil paz entre los dos países.