Internacionales

Otra vez el horror llegó en tren

Al menos 67 personas murieron un atentado terrorista con explosivos en el “tren de la amistad” que hace un recorrido por el norte de la India. De las victimas, 13 eran niños. Sus cadáveres quedaron irreconocibles.

Los trenes se volvieron a convertir en el símbolo del horror y esta vez nuevamente en la India, donde al menos 67 personas han muerto a causa de dos explosiones registradas la noche del domingo en un tren que hacía un recorrido por el norte del país. La policía india detuvo a un hombre sospechoso de estar vinculado al atentado contra el llamado “tren de la amistad”, que en laza este país con Pakistán.
Las autoridades informaron que entre las víctimas fatales se encuentran 26 hombres, 14 mujeres y 13 niños. Otros 14 cadáveres quedaron irreconocibles. Pakistán manifestó que la mayor parte de los muertos era de dicha nacionalidad, aunque la policía de India sólo registró diez paquistaníes heridos en el grupo de 13 pasajeros sobrevivientes que iban a bordo de los vagones siniestrados. El atentado no ha sido por el momento reivindicado.
El hecho se da tan sólo dos días antes de la reunión de los ministros de Exteriores de ambos países. Las explosiones tuvieron lugar a las 23.55 hora local del domingo (12.25, hora de Managua) en un tren especial que cubre el trayecto entre la capital del país con la ciudad fronteriza de Attari, desde donde los pasajeros toman el expreso de "Samjhauta" para llegar a Lahore (Pakistán).
Según las primeras investigaciones, los artefactos, de baja potencia, originaron sendos incendios que, gracias al queroseno, calcinaron los dos vagones afectados y causaron la muerte de muchos de sus pasajeros cuando el tren llegaba a la estación de Diwana, situada unos 90 kilómetros al norte de la capital, en la región de Haryana.
Además de unas quince botellas de queroseno, los expertos han encontrado en el lugar de los hechos muestras de sulfuro y nitrato y tres artefactos sin explotar, dos de ellos en maletas de otros compartimentos del expreso, que continuó la marcha tras desenganchar los dos vagones calcinados.
"Hemos encontrado dos maletas llenas de explosivos. Esto confirma que el sabotaje es la causa de la tragedia", declaró el ministro de Ferrocarriles, Lalu Yadav Prasad, que ha llegado ya a la zona. "Es un intento de hacer descarrilar la mejoría de las relaciones entre la India y Pakistán", agregó, citado por la agencia india ANI.
"El modus operandi es nuevo. Han usado explosivos de baja potencia para desencadenar la explosión, y el queroseno para encender el fuego. La idea era causar una destrucción a gran escala con el incendio", declaró el director forense de la región de Haryana, J.S. Mahanwal, citado por la agencia india PTI. "Sin duda, se trata de un ataque terrorista", añadió.
Mientras, los heridos, unos 60, fueron trasladados a distintos hospitales de la ciudad cercana y de Nueva Delhi, donde hay informes de al menos cinco paquistaníes en estado crítico. Hasta el momento, está confirmada la muerte de tres miembros de la seguridad ferroviaria y de dos nacionales de Pakistán, aunque en previsión de que aumente la cifra de muertos de ese país, la India ha habilitado un despacho temporal de visados en Lahore, para que los familiares de las víctimas puedan desplazarse a la zona.
"Iban a una boda en Pakistán. Estaban tan felices... Estoy esperando que alguien me diga que están a salvo", declaró en la estación de Nueva Delhi un joven que no conoce la suerte de su madre y su hermano.
El tren, quincenal, transportaba unos 600 pasajeros en 10 vagones y había salido de Nueva Delhi a las 22.40 hora local del domingo (11.10, hora de Managua), con destino en Attari, desde donde los pasajeros con destino en Pakistán, tras pasar un control aduanero, se embarcan en el expreso de "Samjhauta", que enlaza la localidad con Lahore.
En esa ciudad fronteriza paquistaní, las autoridades dispusieron medidas para acoger a los heridos en la explosión que continuaron el viaje, así como para recibir los cuerpos de los cadáveres procedentes de Pakistán. Mientras, en Nueva Delhi, las autoridades declararon el estado de alerta en todas las estaciones de ferrocarril y metro.

Un experto forense citado por la agencia UNI aseguró que las investigaciones se centran ahora en determinar si en las bombas había algún temporizador u otro dispositivo para hacerlas estallar. La Policía investiga también el aviso que dio un viajero paquistaní del tren, Shamsuddin, acerca de la existencia de explosivos en el expreso.
Mientras tanto, la policía de India detuvo a un hombre sospechoso de estar vinculado al atentado, afirmó este lunes el ministro de Obras Públicas de dicho país, Laloo Prasad Yadav. La policía le sigue los pasos a un presunto cómplice del sospechoso, agregó el ministro.
"De acuerdo a la información proporcionada por testigos, una persona, que se encontraba en uno de los vagones incendiados, fue detenida", precisó la misma fuente. Según el ministro, sobrevivientes reportaron que dos hombres que también estaban en el vagón, "con sus rostros ocultos, daban la impresión de ser sospechosos".
Rajiv Dalal, jefe de la policía del estado de Haryana, donde ocurrió el ataque, declinó comentar las declaraciones de la autoridad ministerial.