Internacionales

Mortandad de pelícanos en playa de Costa Rica

* Autoridades investigan causas de la muerte de 500 aves en el Pacífico central de ese país, y creen que se debe a una toxina en las sardinas

Autoridades costarricenses investigan la muerte de al menos 500 pelícanos ocurrida frente a la isla San Lucas, ubicada en la península de Nicoya (Pacífico central), informó ayer una fuente oficial.
El Ministerio de Seguridad indicó en un comunicado que funcionarios del Servicio Nacional Guardacostas (SNG) y del Ministerio de Ambiente recolectaron muestras de las aves con el fin de determinar la causa de su muerte.
Carmen Castro, bióloga del departamento ambiental del SNG, dijo que las muestras fueron enviadas a la escuela de veterinaria de la estatal Universidad Nacional para que sean analizadas.
La experta explicó que para determinar cuál fue la causa del deceso de las aves es necesario esperar los resultados de los análisis, por lo que pidió evitar las especulaciones al respecto. La muerte de los pelícanos fue reportada por un pescador de la zona el pasado día 8.
Gobierno “preocupado”
El ministro de Ambiente de Costa Rica, Roberto Dobles, se mostró “preocupado” por la extraña muerte de los pelícanos.
“Es una situación que nos preocupa enormemente. Le hemos pedido a las otras áreas de conservación que nos informen si hay algún problema, pero por el momento la situación está limitada” a la isla San Lucas, comentó Dobles a periodistas. “El personal está trabajando activamente para identificar la causa de estas muertes, muertes que son abruptas y no tienen explicación científica hasta el momento”, agregó el ministro.
Consultado sobre las hipótesis que se están manejando, Dobles dijo que es “muy difícil especular” en este tipo de casos y prefirió esperar hasta que se finalice un “análisis serio” de la situación para emitir criterio al respecto.
Toxina en sardinas
De última hora, fuentes oficiales informaron que la muerte de más 500 aves se debió a una toxina que contaminó las sardinas con las que se alimentaban.
La ministra costarricense de Salud, María Ávila, afirmó que las sardinas se están alimentando de una alga llamada Diatomea, la cual produce ácido tomoico, toxina que es mortal para las aves, pero inofensiva para los humanos.
“Afortunadamente no es una enfermedad infecciosa. Por reportes de la Universidad Nacional (UNA) estas algas se las comen las sardinas y estos peces se convierten en reservorios de la toxina”, dijo la ministra, en declaraciones publicadas hoy por el diario La Nación.
Descartan gripe aviar
Desde un principio las autoridades descartaron que la muerte de las aves fuera provocada por la gripe aviar, debido a que el pelícano pardo no es una especie migratoria.
Por el momento, siguen apareciendo pelícanos muertos en las islas del golfo y la situación se agrava, pues las crías ahora mueren de hambre tras la muerte de sus madres.
En el sitio permanecen expertos de la UNA y autoridades de gobierno realizando más estudios y planeando acciones a seguir para terminar con el problema.