Internacionales

Afganistán: Ocho militares mueren en accidente aéreo

Un helicóptero se estrelló de forma “repentina e inexplicable” al sureste de Afganistán.

Ocho militares estadounidenses resultaron muertos y 14 heridos este domingo en la caída, "repentina e inexplicable", de un helicóptero de transporte en una región conflictiva del sureste de Afganistán, anunció la coalición dirigida por Estados Unidos. El aparato, un helicóptero Chinook CH-47 que transportaba a 22 pasajeros y miembros del equipaje, se estrelló al alba en la provincia de Zabul, a unos 270 kilómetros al sur de Kabul.
"Ocho miembros del personal murieron y otros 14 quedaron heridos. Todos eran militares estadounidenses", declaró a France Presse el coronel David Accetta, un portavoz de la coalición. Sus responsables se refirieron en un primer tiempo a un "problema de motor", antes de afirmar, en un comunicado, que la "repentina e inexplicable pérdida de potencia y control" del aparato provocó su caída.
"No sabemos qué pudo causar esa pérdida de control. El helicóptero efectuaba una misión de transporte y no estaba implicado en ninguna operación en el momento del accidente", añadió el coronel Accetta. Las autoridades militares no especificaron el lugar exacto del siniestro, pero según habitantes de la zona contactados por teléfono por France Presse, el aparato se estrelló en el conflictivo distrito de Shah Joy, donde las carreteras fueron bloqueadas por soldados.
"Las fuerzas de la coalición recomiendan a los afganos que no se acerquen al lugar por su propia seguridad. Informes recientes señalan la presencia de un número creciente de talibanes en esa región", indicó la nota de la coalición. La caída del helicóptero es el primer acontecimiento de este tipo desde principios de 2007 en Afganistán, donde ascienden ya a doce el número de militares de la coalición y la OTAN muertos en lo que va de año.
Por otro lado, 13 soldados canadienses resultaron ligeramente heridos este domingo en la ciudad de Kandahar, en el sur, por una colisión en la que se vieron involucrados tres vehículos blindados. Los militares viajaban en convoy atravesando el centro de la ciudad cuando "el vehículo que iba primero frenó de improviso y causó el choque", explicó el capitán canadiense Martell Thompson. "Los 13 están siendo tratados por heridas menores que no ponen en peligro sus vidas", añadió el capitán.
La violencia prosiguió, mientras tanto, dejando seis muertos, tres policías y tres civiles, en ataques en el oeste, norte y este del país. Finalmente, en la también conflictiva provincia sureña de Helmand, 150 soldados británicos llevaron a cabo, el sábado, una operación contra posiciones talibanes, informó el domingo la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad (ISAF) de la OTAN, al señalar que no hubo víctimas.
"La operación Glaciar es la continuación de nuestras recientes incursiones alrededor de Garmsir para afrontar los extremistas talibanes y sus centros de mando", manifestó el coronel Rory Bruce, citado en el comunicado. La ISAF, que señaló haber destruido túneles de conexión entre posiciones de talibanes, no mencionó víctimas entre los insurgentes.