Internacionales

Miles protestan en Italia contra EU

* Rechazan ampliación de base militar estadounidense * El tema ha dividido al gobierno italiano

Decenas de miles de personas se manifestaron este sábado en la ciudad de Vicenza, en el norte de Italia, para protestar contra la planeada ampliación de una base militar de Estados Unidos, un asunto que ha dividido al gobierno italiano de centro-izquierda.
Un responsable del comité organizador de la protesta, Thea Gardellin, afirmó a la AFP que los manifestantes fueron más de 100,000. La prefectura de policía, interrogada por la AFP, estimó que los manifestantes fueron unos 40,000.
“No a las bases”, “Estados Unidos, no, gracias”, “Las bases, en su casa”, eran algunos de los eslóganes inscritos en las banderolas que agitaban los participantes en la marcha, vigilada de cerca por un fuerte dispositivo policial.
El primer ministro italiano, Romano Prodi, había instado horas antes a los participantes a abstenerse de cualquier forma de violencia en las calles de Vicenza, que tiene unos 100,000 habitantes. Más de 1,500 policías fueron movilizados para evitar cualquier incidente durante la marcha, que recorrió unos 6 km.
Prodi autorizó en enero la ampliación de la base, pese al desacuerdo del ala radical de su coalición gubernamental de centro-izquierda, encabezada por los comunistas y Los Verdes. Ningún ministro ni secretario de Estado perteneciente a esos partidos acudió sin embargo a la protesta de Vicenza, tras ser advertidos por Prodi de que “uno no se manifiesta contra sí mismo”.
La base es una de las siete que Estados Unidos tiene instalada en Italia y actualmente acoge a 2,750 soldados de la 173ª brigada aerotransportada. El objetivo de Wa-shington es doblar su superficie para albergar al resto de efectivos de ese grupo, que se encuentran en Alemania y suman un total de 1,800. El proyecto tiene un coste de 500 millones de euros.
Prodi decidió en enero mantener la promesa de su antecesor pro-estadounidense, el primer ministro de centro-derecha Silvio Berlusconi, de llevar a cabo la expansión de la base de Vicenza. La embajada de Estados Unidos instó a sus ciudadanos a mantenerse alejados de Vicenza entre el viernes y el sábado.
“Éramos diez en el vagón”, declaró Gino Del Ferraro, de 23 años, un estudiante de física que llegó a la ciudad en un tren fletado por el partido de Refundación Comunista (RC), uno de los entes integrantes de la coalición de Prodi y que se opone a la ampliación de la base, junto con otra formación comunista más pequeña y Los Verdes.
“La prensa nos ha calificado de extremistas”, criticó por su parte Oscar Mancini, representante regional del mayor sindicato de Italia, el izquierdista CGIL, durante una manifestación previa el viernes. Mancini resaltó que más de 20,000 personas ya realizaron en diciembre de 2006 una protesta pacífica contra la ampliación de la base.
Mientras las autoridades locales y regionales están a favor del plan, pacifistas, defensores del medio ambiente y residentes se muestran contrarios, a pesar de las cerca de 1,200 plazas de trabajo que provee la base en la región.
La base es uno de los asuntos que han complicado las relaciones entre Italia y Estados Unidos, luego de que Prodi asumiera sus funciones en mayo de 2006 y retirara el contingente militar italiano desplegado en Irak.