Internacionales

EEUU: Tiroteos dejan 10 muertos

Un pistolero mató a seis personas en un centro comercial de Salt Lake City (Utah), mientras que otro hombre asesinó a cuatro en una compañía de mercadotecnia de Filadelfia.

Diez personas murieron y varias más fueron hospitalizadas en estado grave tras sendos tiroteos registrados en las últimas horas en un centro comercial de Salt Lake City (Utah) y una empresa de mercadotecnia de Filadelfia. De momento hay pocos detalles sobre los motivos que pudiera tener el agresor de Utah, pero en el caso de Filadelfia, las causas podrían ser "económicas" ya que el ataque se llevó a cabo en el transcurso de una reunión de empresa.
El pistolero de Salt Lake City abrió fuego a discreción sobre los clientes del centro comercial "Trolley Square", causando la muerte a dos mujeres de 28 años, una de 52, un hombre de 24 años y una joven de 15 e hirió a otras cuatro antes de ser abatido por la Policía, informó la portavoz del cuerpo Robin Snyder. Las autoridades indicaron que el pistolero, de 18 años, vestido con un impermeable y cuya identidad no fue revelada, llevaba además de una escopeta, un revólver y mucha munición.
"Tenemos seis defunciones y varias víctimas ingresadas en hospitales, las cuales encontramos en varios lugares del centro comercial", declaró a la emisora local KSL Snyder.
Dos de los heridos, un hombre de 50 años y un adolescente de 16, se encuentran en estado muy grave en el Hospital de la Universidad de Utah, mientras que otras dos personas están graves en el Hospital mormón de los Santos de los Últimos Días, según las autoridades hospitalarias. También fue hospitalizada una mujer embarazada de ocho meses, que aunque no estaba herida, fue atendida por "trauma sicológico".
Según testigos, el joven disparó a un policía tras haberse atrincherado en una papelería del centro comercial. "Hubo muchos disparos, alrededor de veinte", manifestó uno de ellos.
Por otra parte, otras cuatro personas murieron y una más resultó herida grave durante una reunión de empleados y directivos de una compañía de mercadotecnia en Filadelfia, donde otro pistolero -que se suicidó cuando llegó la Policía- abrió fuego tras una discusión. Los fallecidos, según la Policía, son los hermanos Robert Norris, de 41 años y Mark Norris, de 46, y James Reif, de 42.
Mark Norris era el presidente de la empresa, su hermano era el vicepresidente encargado del desarrollo comercial y Reif trabajaba para otra compañía, indicó Aaron Haydn McLean, diseñador gráfico de Zigzag.
El Comisionado de la Policía, Richard Ross, dijo que el agresor disparó sobre los fallecidos durante una reunión celebrada en la segunda planta del edificio. La Policía cree que el asesino se encontraba en esta reunión y que el tiroteo se inició después de una fuerte discusión.
"Parece ser que quien disparó estaba muy nervioso por algo que estaba sucediendo dentro del negocio", declaró a los medios Ross. La causa del crimen, según el Comisionado, "parece ser de índole económica".
Ayron Haydn McLean, que comentó que lleva cinco años trabajando para Zigzag, una empresa con quince empleados, dijo a la Policía que el asesino podría ser "un inversor", aunque las autoridades no lo han confirmado.
La Policía encontró dos víctimas en el suelo "con diversas heridas en el cuerpo", otra en una silla y a dos personas más, atadas y amordazadas con cinta adhesiva. Uno de los dos heridos, cuyo nombre no ha trascendido, se encuentra "en condición crítica" a pesar de haber sido operado en el Hospital de la Universidad Thomas Jefferson de Filadelfia, informó la Policía. El otro individuo amordazado afirmó a las autoridades que el pistolero se suicidó tras intentar disparar a la Policía.