Internacionales

Críticas de Putin causan revuelo en Washington

* Washington ignora el derecho internacional * Estados Unidos impulsa nueva carrera armamentista, dice líder ruso

Washington/EFE
Los comentarios del presidente ruso, Vladimir Putin, que el sábado acusó a Washington de ignorar el derecho internacional y querer imponer su voluntad en el mundo, han causado revuelo en EU, que busca explicaciones a las críticas del mandatario.
La letanía de acusaciones pronunciadas en el marco de la Conferencia Internacional de Seguridad, que se clausuró ayer en Múnich (Alemania) y a la que asistieron más de 250 jefes de gobierno, ministros y expertos de 40 países, busca, según algunos, sacar partido a los momentos bajos por los que atraviesa el actual Gobierno de EU.
Ésa es una de las teorías que baraja el diario "Los Ángeles Times".
Los analistas consultados por el periódico californiano dijeron que las observaciones de Putin parecen querer aprovecharse del efecto debilitador que la guerra en Irak y el bajo respaldo popular han tenido sobre el gobierno del presidente George W. Bush.
Por su parte, Stephen Sestanovich, ex diplomático y experto en la antigua Unión Soviética, señaló al rotativo que "la mayoría de los estadounidenses no se da cuenta de lo caldeados y agitados que son los debates en Rusia sobre su relación con Occidente".

“Volvemos enfadados”, dice ex diplomático ruso
"El tema es, 'estamos cansados de la hegemonía estadounidense, cansados de que nos traten como una ex superpotencia y nos pisoteen y estamos de vuelta y volvemos enfadados'", indicó el experto en referencia al conflicto de fondo que subyace tras las explosivas declaraciones de Putin.
El dirigente ruso arremetió contra EU porque, según él, el país "ha sobrepasado sus fronteras nacionales en todos los sentidos" y está impulsando una nueva carrera armamentística global.
Con esas palabras Putin se vengaría, según distintas fuentes, de los golpes que ha recibido en el pasado, al ser acusado por Washington de tener un pobre historial en derechos humanos.
"The Washington Post" señala que varios diplomáticos europeos declararon al diario, bajo condición de anonimato, que el ataque de Putin a EU es una medida preventiva para desviar la atención de las críticas a Rusia en las capitales de Europa.

Lecciones de democracia contraproducentes
El "Post" recuerda que Moscú ha irritado a más de uno en Europa con sus campañas contra los grupos pro-democráticos y su tendencia a utilizar la energía como una herramienta de la política exterior.
El periódico menciona que en los últimos días varios altos funcionarios del Gobierno estadounidense se reunieron en Washington con Garry Kasparov, el ex jugador de ajedrez y figura clave de la oposición rusa.
Kasparov habría dicho a los representantes de EU que el intentar dar lecciones democráticas a Rusia puede ser contraproducente, aunque desaconsejó tratar a Putin como si fuera un demócrata. ¿Su consejo? Que Washington ni interfiera ni respalde al presidente ruso.
Que las recomendaciones occidentales no le sientan bien a Putin quedó bien claro el sábado pasado: "Rusia recibe constantemente lecciones sobre democracia y los que intentan enseñar no quieren ellos mismos aprender", sentenció el mandatario y ex espía de la KGB.
Por lo demás, no falta quien como Charles A. Kupchan, profesor de derecho internacional en la Universidad de Georgetown (Washington), diga que Rusia tiene una actitud más desafiante en la arena internacional gracias a sus abultados ingresos petrolíferos.
"No es sólo (un asunto) sobre la política exterior estadounidense", dijo Kupchan, a lo que añadió que "se trata también (...) del decidido esfuerzo de Putin para llevar a cabo una política exterior más rotunda, lo que en parte es resultado de los ingresos petrolíferos", dijo el experto a "Los Ángeles Times".
El "New York Times" menciona, por su parte, que a Putin le encanta provocar y que disfruta de una gran aprobación en Rusia debido en parte a que le ha puesto la cara a Occidente. Pese a esa actitud, Putin ha negado en varias ocasiones buscar un enfrentamiento con Occidente.
En lugar de eso, asegura que sus críticas buscan poner de relevancia el hecho de que el dominio de EU tras el final de la Guerra Fría no ha convertido al mundo en un lugar más seguro y que es necesario revisar el actual orden mundial para reflejar los nuevos centros de poder, como China, India y, claro está, Rusia.