Internacionales

Israel realiza con éxito prueba nocturna de sistema antimisil

* Evaluaron cohete en condiciones no previstas * Sistema antimisil es financiado por Estados Unidos

Jerusalén / EFE
Israel realizó esta noche con éxito la primera prueba nocturna con el sistema "Arrow" de defensa contra misiles balísticos, informaron fuentes de la Industria Aeronáutica Israelí (IAI).
Según las fuentes, el objetivo de la prueba ha sido evaluar el desempeño del misil en condiciones no previstas hasta ahora, y en la que el misil señuelo y el misil Arrow fueron disparados desde decenas de kilómetros de distancia.
El Arrow, conocido en hebreo como Jetz (Flecha), es un proyecto de las IAI financiado por Estados Unidos, y su objetivo es derribar misiles balísticos enemigos fuera de la atmósfera.
Israel tiene en estos momentos dos baterías operativas, aunque nunca las ha probado en combate porque su principal objetivo es derribar misiles balísticos en poder de los países árabes, sobre todo Siria e Irán.
Los cohetes de pequeño tamaño, como los que la guerrilla libanesa Hizbulá usó durante la última guerra del Líbano, no entran en el alcance de los Arrow, porque vuelan a muy baja altura y son demasiado pequeños para detectarlos.

Elevan nivel de dificultad
"En esta prueba hemos elevado el nivel de dificultad en comparación con los anteriores", dijeron fuentes relacionadas con el experimento, citadas por la edición electrónica del diario Yediot Aharonot.
"No hay duda de que tenemos aquí un instrumento de defensa relevante para las amenazas a las que se enfrenta Israel", señalaron en clara alusión a Irán.
El proyecto Arrow se inició hace 19 años de forma privada, aunque sólo después de la primera guerra del Golfo Pérsico, en 1991, recibió el impulso necesario de las autoridades.
En aquella guerra unos 40 cohetes Scud disparados por Irak hicieron impacto en distintas partes de Israel.
El corazón del sistema es un radar capaz de detectar la aproximación de uno o más cohetes enemigos a cientos de kilómetros de distancia, calcular sus trayectorias y enviar los Arrow a un punto determinado para destruirlos fuera de la atmósfera. El de la noche de ayer es la décima prueba de todos los componentes del nuevo sistema.
En las anteriores pruebas, los sistemas de control y tiro estaban siempre en la misma base militar, mientras que en la de esta noche la detección y la interceptación se han efectuado desde dos bases distintas.