Internacionales

Calderón no dará tregua al crimen organizado en México

* Calderón lanzará a Ejército y Policía a combatir el narcotráfico en todo el país * “Rescatamos a México o cancelamos el futuro de nuestros hijos” * Todo el Estado estará a disposición contra el crimen, dice el presidente

México / EFE
El presidente de México, Felipe Calderón, advirtió ayer que su gobierno empleará “toda la fuerza del Estado” contra el crimen organizado, en una batalla en que no dará “tregua, ni cuartel a los enemigos” del país.
Calderón, quien se reunió con militares para celebrar el Día de la Fuerza Aérea Mexicana, hizo estas declaraciones después de que el martes pasado cinco agentes y dos secretarias de una oficina policial en el balneario de Acapulco fueran asesinados por grupos armados en desafío a las autoridades.
“El Estado mexicano es más fuerte que cualquier organización criminal, los institutos militares de la República son más fuertes que cualquier banda de delincuentes”, dijo el mandatario, quien el pasado 1 de diciembre al asumir la Presidencia recibió un país asolado por la violencia del crimen organizado.

A utlizar toda la fuerza del estado
“Vamos a utilizar toda la fuerza del Estado para responder a quienes desafían a la autoridad y a la sociedad, para responder a quienes retan a las instituciones y ponen en peligro el futuro del país”, agregó.
En los seis años de la administración del presidente Vicente Fox (2000-20006), el crimen organizado se cobró unas 9,000 muertes en varios estados del país, y en lo que va de este año son varios los asesinatos con tintes de ajuste de cuentas del narcotráfico, que incluyen la muerte de policías.

Seguirán extraditando capos a Estados Unidos
En sus primeras acciones de gobierno, Calderón ha buscado rescatar la seguridad en el país al enviar tropas combinadas de militares y policías a estados conflictivos y extraditar a EU a capos del narcotráfico que desde prisión seguían dirigiendo sus cárteles mafiosos.

Batalla será difícil
Calderón dijo hoy que su gobierno se apoya en “la ley y la lealtad” de los militares para construir un México seguro. Admitió que “ésta será una batalla ardua y difícil, que tomará tiempo, que costará recursos económicos y, por desgracia, vidas humanas”.
Pero, dijo, “la alternativa es muy clara o rescatamos a México o cancelamos un futuro de prosperidad que merecen los hijos de todos los mexicanos”. “Claramente digo, que mientras más violenta sea la destrucción del crimen hacia nuestra sociedad, más contundente debe ser y será la respuesta” del gobierno, las Fuerzas Armadas y de los sectores sociales.
Calderón instruyó a los militares mexicanos “a que se mantengan firmes en la batalla que se libra contra el crimen (...) hasta alcanzar la victoria”.