Internacionales

Aznar: "no hay armas de destrucción masiva"

El ex primer ministro español reconoció tener el problema "de no haber sido tan listo y no haberlo sabido antes", y añadió: "es que cuando yo no lo sabía, nadie lo sabía".

Casi cuatro años después de la invasión estadounidense de Irak, que apoyó firmemente, el ex jefe del gobierno español, el conservador José María Aznar, reconoció que "no hay armas de destrucción masiva" en el país árabe.
"Todo el mundo pensaba que en Irak había armas de destrucción masiva", dijo Aznar el miércoles en una reunión pública en las afueras de Madrid.
"Y no las había, yo lo sé ahora", admitió Aznar, que envió un contingente militar español a Irak a pesar de la oposición de una amplia mayoría de los españoles.
"Tengo el problema de no haber sido tan listo de haberlo sabido antes", se justificó el ex jefe de gobierno, uno de los más fervientes partidarios de la invasión estadounidense junto con el primer ministro británico, Tony Blair.
La presencia de armas de destrucción masiva en Irak era el principal argumento alegado por la Casa Blanca para justificar la invasión del país y el derrocamiento del régimen del difunto presidente Saddam Hussein.
Los países occidentales más hostiles a la intervención estadounidense, especialmente Francia y Alemania, habían puesto seriamente en duda la existencia de tal arsenal.
La presencia militar española en Irak habría motivado en parte los atentados perpetrados por islamistas el 11 de marzo de 2004 en Madrid, que dejaron 191 muertos y cuyo juicio comienza el jueves próximo en la capital española.
Tres días después de estos atentados, los conservadores españoles perdieron las elecciones legislativas de manera sorpresiva, en favor de los socialistas dirigidos por el actual jefe del gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.
La primera decisión política de Zapatero fue retirar el contingente español de Irak, cumpliendo su promesa electoral.