Internacionales

Rice ataca a Chávez

* Afirma que el presidente de Venezuela está destruyendo su país económica y políticamente

WASHINGTON /AFP
La secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, se sumó este miércoles a la reciente ola de críticas de su gobierno contra el presidente venezolano, Hugo Chávez, a pesar de llamar a evitar "una lucha retórica" con Caracas que perjudicaría la agenda de Washington para América Latina.
"Creo que el presidente de Venezuela está destruyendo realmente su país económica y políticamente", denunció Rice ante el Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes, al presentar el proyecto de presupuesto para su Departamento para el año fiscal 2008 que empieza en octubre.
"Pienso que (Venezuela) está en una transición negativa", añadió la jefa de la diplomacia estadounidense, una semana después de que el Congreso venezolano otorgara a Chávez poderes especiales para gobernar por decreto durante 18 meses.
Sus declaraciones se sumaron a las manifestaciones del presidente George W. Bush la pasada semana, cuando se declaró "preocupado" por la "disminución" de la democracia en Venezuela y por las nacionalizaciones que contempla ordenar Chávez.
El probable futuro número dos del Departamento de Estado, John Negroponte, había abierto la serie de acusaciones contra Venezuela hace una semana, cuando acusó a Chávez de ser "una amenaza para las democracias latinoamericanas", hablando ante el Comité de Relaciones Exteriores del Senado que debe confirmar su nombramiento.
El presidente venezolano respondió a Bush y Negroponte, acusándolos de "criminales de guerra" y dijo que "deberían ser enjuiciados y encarcelados por el resto de sus días".
En una primera reacción a los dichos de Rice, el ministro venezolano de Información y Comunicación, William Lara, desestimó las declaraciones de la secretaria de Estado.
"No nos preocupa en lo absoluto la nueva campaña contra Venezuela reforzada por voceros del Departamento de Estado de Estados Unidos, por voceros del Congreso de ese país, porque esa campaña tiene largo tiempo en desarrollo", dijo en conferencia de prensa.
Tras sus fuertes críticas contra Chávez, al que no citó con nombre y apellido como Bush la pasada semana, Rice aprovechó la pregunta del representante republicano de Florida (sureste) Connie Mack, uno de los más feroces críticos de Caracas, para pedir moderación al Congreso.
"Una cosa que queremos evitar es entrar en una lucha retórica con el presidente de Venezuela, porque retira la atención de nuestra agenda positiva para América Latina", afirmó, en respuesta a Mack que se había quejado del tono demasiado suave del Departamento de Estado sobre Venezuela.
El jefe de la diplomacia estadounidense para América Latina, Tom Shannon, imprimió un tono moderado a las declaraciones de Washington sobre Venezuela desde su llegada al Departamento de Estado hace poco más de un año.
Su presencia no impidió declaraciones duras del Gobierno estadounidense como las de los últimos días, a pesar de que dan "carne roja" a Chávez, como alertó el analista Michael Shifter, vicepresidente del centro de estudios Diálogo Interamericano.