Internacionales

Violencia criminal se recrudece en Brasil

* Guerra entre policías, parapolicías y traficantes deja siete muertos en Río de Janeiro

Al menos siete muertos dejaron tres días de enfrentamientos en Río de Janeiro, donde la Policía Militar batalla contra narcotraficantes y milicias parapoliciales que luchan entre sí por el control de las favelas.
Tiroteos entre policías, milicianos y traficantes en la zona norte de Río de Janeiro dejaron seis muertos durante el fin de semana y este lunes un policía militar fue secuestrado y asesinado en la favela Cidade Alta, principal escenario de los enfrentamientos, informó la Policía.
Cerca de esa favela fue hallado dentro de un auto un cuerpo carbonizado que pudo ser identificado, según las autoridades.
En el Morro de Barbante, también en la zona norte de Río, la Policía Militar intenta impedir un contraataque de narcotraficantes desalojados de allí por las milicias. El sábado, los tiroteos en Barbante duraron unas 8 horas, según testigos.
Las milicias son grupos de policías y bomberos, algunos retirados, que invaden las favelas, expulsan a los narcotraficantes y luego pasan a “vender” protección a los vecinos y a explotar servicios como suministro de gas o de conexiones ilegales de televisión y electricidad.
Al menos unas 92 de las 700 favelas de Río de Janeiro ya estarían en poder de los milicianos, según estimaciones de las autoridades.
A fines del año pasado, los narcotraficantes reaccionaron violentamente contra los milicianos con ataques calificados de “terroristas” por el gobierno.
El 29 de diciembre traficantes de varias favelas unieron fuerzas y atacaron objetivos policiales y civiles que causaron 19 muertos; ocho de ellos quemados vivos dentro de un autobús.
Ese baño de sangre llevó a las autoridades de Río de Janeiro a solicitar el envío de fuerzas federales, que este lunes comenzaron a ser desplegadas en algunos puntos de la ciudad.
El comandante general de la Policía Militar, Ubiratan Angelo, dijo que la institución castigará a los agentes involucrados con las milicias.
“Esa es una acción de marginal. Los que sean identificados van a comenzar a ser llamados y, si es del caso, serán detenidos”, declaró a la radio CBN.