Internacionales

Catastróficas inundaciones en Indonesia

* Equipos de socorro tratan de ayudar a las víctimas

YAKARTA / AFP
Socorristas, policías y soldados, equipados de botes neumáticos, trataban este lunes de ayudar a los habitantes de Yakarta damnificados por inundaciones que dejaron al menos 29 muertos y casi 350,000 personas sin hogar.
“En este momento la prioridad sigue siendo la evacuación de las personas en las zonas inundadas de Yakarta, Tangerang y Bekasi”, declaró Mursi, de la Agencia Nacional de Limitación de Riesgos debidos a catástrofes.
Las inundaciones paralizaban amplias zonas de la región metropolitana que comprende las ciudades de Yakarta, Bogor, Tangerang y Bekasi, donde viven más de 20 millones de habitantes.
Numerosos residentes huyeron de sus domicilios en balsas improvisadas o caminando difícilmente con el agua barrosa y contaminada hasta la cintura o hasta el cuello. Otros permanecían bloqueados sobre los techos de sus casas.
El balance de 29 muertos era provisorio. “Algunos fueron electrocutados, otros fueron arrastrados por la corriente, otros sufrieron ataques”, detalló el portavoz de la policía capitalina, Ketup Yoga Ana.
El domingo, helicópteros lanzaron víveres en los barrios aislados por las crecidas.
Numerosas mezquitas fueron transformadas en centros de socorro.
El suministro de energía eléctrica estaba suspendido en más de 20% de la capital y la circulación de automóviles y trenes estaba muy perturbada, asimismo, el suministro de agua potable a cargo de compañías privadas también estaba perturbado.
Al menos dos hospitales fueron inundados y debieron trasladar sus pacientes a los pisos superiores. El gobernador de Yakarta, Sutisoyo, llamó a los habitantes a abandonar las casas inundadas, por su propia seguridad.
Las inundaciones también afectaron a algunos barrios residenciales, y los hoteles de lujo donde se refugiaron los habitantes con mayores medios económicos registraban índices de ocupación sin precedentes.
En el otro extremo de la escala social, los habitantes más pobres se refugiaron en un cementerio, donde acampaban entre las tumbas.
Al menos tres ríos --Ciliwung, Pesangrahan y Krukut-- se desbordaron, y en los barrios aledaños el agua superaba el segundo piso de los edificios.