Internacionales

Rescatan 28 cadáveres en minas colombianas


El presidente Álvaro Uribe visitó ayer domingo dos minas de carbón del noreste de Colombia que resultaron afectadas el sábado por una explosión en la que murieron 28 trabajadores, mientras otros cuatro continúan de-saparecidos.
Uribe se declaró acongojado y “con dolor” por la tragedia que se registró en una zona rural del municipio de Sardinata, departamento de Norte de Santander, a unos 600 kilómetros al noreste de Bogotá.
“Nos duele esta tragedia (...) falta por rescatar a algunos mineros” aún atrapados en las minas de San Roque y La Preciosa y que, según los organismos de socorro, podrían estar a una profundidad superior a los 400 metros.
Bomberos, socorristas de la Defensa Civil y de la Cruz Roja y agentes de la Policía trabajan ininterrumpidamente, pese a las dificultades, para rescatar a los atrapados.
La explosión se produjo al parecer por acumulación de gases.
El presidente dijo a periodistas en el lugar de la tragedia que “la Fiscalía está en la tarea de certificación” para establecer la identidad de las víctimas mortales.
También reveló que se está investigando si la empresa propietaria de las minas se encontraba “al día” en los permisos correspondientes de explotación y si tenía licencias en asuntos de seguridad. En esa zona de Norte de Santander, territorio vecino a Venezuela, hay unas 200 minas, y hay explotación, en algunos casos, muy rudimentaria.
El accidente se registró en la mañana del sábado y sólo varias horas después fueron rescatados los primeros tres cadáveres, y gradualmente, mientras las circunstancias lo permitían, fueron extraídos de los socavones los demás cuerpos, la mayoría calcinados.
Las labores de rescate se hacen muy difíciles porque la concentración de gas metano es muy alta y cualquier chispa puede generar una explosión de altas proporciones, advirtieron algunos de los socorristas.