Internacionales

Incendios conmocionan Chile


Dos incendios ocurridos el sábado en Chile, uno en el casco histórico del puerto de Valparaíso y otro en una hostería de la austral ciudad de Punta Arenas, dejaron hasta ayer domingo 12 muertos, aunque de acuerdo con las autoridades, el número de víctimas puede aumentar.
Diez turistas --una familia argentina de cuatro miembros, dos matrimonios alemanes, una turista canadiense y una australiana-- murieron en el incendio que la madrugada del sábado destruyó el pequeño hotel “Blue House”, ubicado en el centro de Punta Arenas, a más de 2,000 km al sur de Santiago.
La Intendencia (Gobernación) de Punta Arenas dio a conocer ayer domingo las identidades de los argentinos y alemanes, pero no de las otras dos mujeres, cuyos restos serán revisados nuevamente a petición de la embajada australiana.
En un principio se había informado que dos de los fallecidos eran holandeses, lo que fue aclarado por las autoridades.
Las víctimas son los argentinos Esteban Omar Torales, Jorgelina Díaz y sus hijos Franco Esteban y Facundo; y las dos parejas formadas por los alemanes Jennifer Kussel y Philippe Bayer, y Peter Konig y María Katharina Konig, informó la Intendencia.
De acuerdo con los primeros antecedentes, los fallecidos murieron por asfixia, al inhalar monóxido de carbono mientras dormían. Otros 11 turistas lograron salvar sus vidas.
El incendio se habría ocasionado por una falla eléctrica. El hotel no tenía detectores de humo, informaron el sábado responsables de Bomberos de la zona.
Los restos de la familia argentina, oriunda de Río Gallegos, podrían ser repatriados el lunes a su país por sus familiares, que ya comenzaron a llegar a Chile.
“Se están realizando las coordinaciones necesarias y probablemente mañana” serán repatriados, dijo a la AFP el cónsul adjunto de Argentina en Punta Arenas, Marcelo Balbi. Los restos de los alemanes serán enviados a Santiago y desde ahí repatriados a su país.
Destruido edificio de Unesco
Otras dos personas murieron en el puerto de Valparaíso, ubicado a 110 km al oeste de Santiago, en medio de un incendio que destruyó cuatro edificios del casco histórico de esta ciudad declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2003.
“A dos alcanza el número de fallecidos encontrados entre los escombros por los equipos de rescate que trabajan en el lugar del incendio del centro de Valparaíso”, señaló un informe de la Oficina Nacional de Emergencias.
El siniestro se inició después de una fuerte explosión por una emanación de gas ocurrida a las 08H20 locales del sábado. La onda expansiva de la explosión también provocó estallidos en los vidrios y causó grietas en edificios circundantes.
Efectivos de Bomberos, de la Policía, de la Marina y el Ejército continuaban este domingo trabajando en el lugar para remover escombros, ante la posibilidad de que hubiera personas atrapadas. Las labores se extendieron durante toda la noche.
“Es un trabajo muy lento. Se saca ladrillo por ladrillo”, describió el gobernador en funciones de la provincia de Valparaíso, Ricardo Bravo.
También fueron llevados perros entrenados en la búsqueda de personas.
El director de la Oficina Regional de Emergencias, Guillermo de la Maza, señaló que los operativos están enfocados en buscar a personas que podrían haber estado en los subterráneos de los edificios.
“Tenemos la confirmación que habría existido gente, hemos ido priorizando de acuerdo a esa información”, dijo De la Maza.
Versiones de prensa en Santiago señalan que habría al menos cinco personas atrapadas entre los escombros.
La presidenta Michelle Bachelet, que suspendió sus vacaciones y llegó a Valparaíso el sábado para conocer de primera mano los antecedentes del desastre, anunció medidas de reparación para los damnificados y los comerciantes que tenían negocios en los inmuebles destruidos.
El incendio afectó a unas 50 familias residentes en los edificios.
Bachelet anunció, además, una investigación para determinar las causas del incendio, mientras el alcalde del puerto, Aldo Cornejo, anunció una querella en contra de quienes resulten responsables.