Internacionales

Rápida ayuda federal para damnificados


El director de la Agencia Federal de Gestión de Emergencias (FEMA, en inglés), David Paulison, anunció ayer sábado que la ayuda federal para los afectados de los tornados del viernes ya está de camino, mientras el número de muertos subió a 20.
Gracias a la declaración de desastre que firmó el mismo viernes el presidente George W. Bush se agiliza y moviliza la ayuda federal para los miles de damnificados y sus comunidades afectados por severas tormentas y por lo menos un tornado en los condados Volusia, Seminole Sumter y Lake, ocurridos en la madrugada del viernes.
Hasta el momento, las autoridades locales han confirmado la muerte de 20 personas, entre ellas la de una familia entera, compuesta por la madre, padre y un pequeño de siete años, la de adolescentes y otro menor de 10 años, todos residentes del Condado Lake, la zona más afectada por los tornados.
Pese a que aún las autoridades trabajan en la evaluación de los daños, Paulison dijo que se estima que por lo menos unas 1,500 viviendas sufrieron daños severos, o quedaron reducidas a escombros.
“Ver todos los daños causados por los tornados descompone el estómago”, dijo Paulison después de recorrer la zona de desastres en compañía del gobernador de Florida, Charley Crist, y de los senadores Mel Martínez, republicano, y Bill Nelson, demócrata.
Paulison nombró al hispano Jesse Muñoz para dirigir las operaciones federales de recuperación en el área afectada.
El gobierno federal, a través de FEMA, asistirá con fondos para pagos de viviendas temporales, reparaciones del hogar, gastos médicos, funerarios y otros gastos relacionados con el desastre natural.
También la Administración para Pequeños Negocios (SBA, por sus siglas en inglés) proveerá préstamos a bajo interés para cubrir las pérdidas que hayan sufrido dueños de negocios y propiedades y que no estén aseguradas.
También se pondrán a disposición de los damnificados fondos de costo compartido entre los gobiernos locales y estatales, así como para distintas organizaciones no gubernamentales y sin fines de lucro en los condados Lake, Seminole, Sumter y Volusia.
El director de FEMA aseguró que la agencia ha enviado hacia el área un centro de asistencia móvil donde los residentes podrán registrarse con esa agencia para recibir ayuda federal.
También se ha enviado otra unidad móvil desde la cual continuarán los trabajos logísticos que empezaron sus inspectores el mismo viernes.
Paulison agregó que FEMA se concentrará en asistir las labores de rescate y recuperación, para ello, esa agencia ya envió varios generadores eléctricos que permitirán el flujo de energía continua hacia los equipos de rescate.
Se espera que en cualquier momento lleguen camiones cargados con 54,000 litros de agua, 2,700 comidas listas para consumo, hielo, lonas de las conocidas como “techos azules” y varias docenas de carpas.
Durante la conferencia de prensa ofrecida hoy junto a los escombros de la Iglesia de Dios en Lady Lake, construida para resistir vientos de hasta 150 millas por hora, el director de FEMA reiteró que la colaboración de esa agencia es un trabajo en equipo con los gobiernos locales y estatal y la asistencia de entidades privadas como United Way, la Cruz Roja y el Ejército de Salvación.
Paulison aseguró que FEMA tendrá disponible hasta 28,200 dólares por unidad familiar, sólo en casos extremos de pérdida total de la propiedad habitada por sus dueños y que no tengan seguro.
El gobernador Crist dijo a su vez sentirse agradecido por la pronta respuesta federal a su pedido de socorro y no dilatar en declarar la zona como desastre mayor.
“Me siento muy agradecido y doy las gracias al Presidente George Bush” dijo Crist.
Mientras, en medio de la lluvia, truenos y relámpagos que desde la madrugada del sábado afecta de nuevo a la zona, damnificados, equipos de rescate y de remoción de escombros, así como internos de la Cárcel del Condado Marión, enviados para asistir a los afectados, trabajan mano a mano sin descanso.
Tirso Moreno, coordinador general de la Asociación Campesina de Florida, informó hoy a EFE que “hay muchos inmigrantes afectados en Lady Lake, en su mayoría mexicanos que han quedado damnificados”.